Carolina Mastandrea- Instituto María Ana Mogas 2 "A" C.B.U - El Aleph

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Carolina Mastandrea- Instituto María Ana Mogas 2 "A" C.B.U - El Aleph

Mensaje  Carolina Mastandrea el Dom Sep 16, 2012 11:15 pm

[center]El Aleph[/center]

Historia del guerrero y de la cautiva es un cuento que moviliza mucho al lector y lo hace reflexionar durante todo el relato. Tiene personajes muy particulares que de alguna manera hace que se conecten sus historias a pesar de ser ambas historias de vida muy diferentes. Allí se pueden relacionar muchas cosas que el autor te da a entender en el cuento.
Borges utiliza una historia que oyó alguna vez de su abuela para poder escribir este cuento de una manera muy creativa.


El muerto
El cuento empieza presentando a Benjamín Otálora con una personificación “una puñalada feliz le un hombre valiente” [pág.33]. En el comienzo del cuento ya se empieza revelando como fue el final del mismo protagonista.
Otálora se entera que le tiene que enviar una carta a Azevedo Bandeira y este lo invita a Otálora a ir al norte con los demás a traer una tropa. Él acepta y “empieza entonces para Otálora una vida distinta” (hipérbaton) [pág. 33].
Luego de mucho tiempo de pertenecer a Bandeira, Otálora se propone ascender a contrabandista, pasa un año y logra usurparle el lugar a Bandeira. “Esa tarde Otálora regresa al Suspiro en el colorado del jefe y esa tarde unas gotas de su sangre manchan la piel del tigre y esa noche duerme con la mujer de pelo reluciente” (leiv-motiv y polisíndeton) [pág. 38].
Bandeira se da cuenta de lo que está haciendo Otálora y “deja que fluya clamorosa la noche” (metáfora) [pág. 38] para luego matarlo.

Historia del guerrero y de la cautiva

Acá se cuentan dos historias paralelas con historias diferentes pero al mismo tiempo muy parecidas.
Se empieza contando la historia de Droctulft, un guerrero que “era blanco, animoso, inocente, cruel, leal a su capitán y a su tribu, no al universo” (asíndeton e hipérbaton) [pág. 58]. Tuvo que pelear en Ravena y decidió abandonar a su gente y pelear por Ravena aunque luego termina muriendo.
Junto con esta historia el autor se acuerda de un relato que le contó una vez su abuela. Ella había conocido a una inglesa (“el cuerpo era ligero, como de cierva” (metáfora) [pág. 60]) quien le “dijo que era de Yorkshire, que sus padres emigraron a Buenos Aires, que los había perdido en un malón, que la habían llevado los indios” (leiv-motiv y asíndeton) [pág. 60]. La mujer (abuela de Borges) rápidamente le ofreció rescatarla para que no vuelva con esa gente. Pero ella se negó porque era feliz allá con su familia, en el desierto.
Después de mucho tiempo la abuela volvió a ver a la misma mujer bebiendo la sangre de una oveja recién degollada.
Borjes compara y relaciona las historias, y reflexiona “acaso las historias que he referido son una sola historia” (antítesis) [pág. 61].

Biografía de Tadeo Isidoro Cruz

El marido de Isidora Cruz murió con el cráneo partido por un sable de las guerras del Perú y del Brasil. La mujer estaba embarazada y dio luz a un niño llamado Tadeo Isidoro Cruz. El niño creció y un día mató a un borracho que se andaba burlando de él. La policía, entonces lo atrapó y Cruz fue destinado a un fortín de la frontera Norte.
Luego, ya casado y con un hijo fue nombrado sargento de la policía rural. “Lo esperaba, secreta en el porvenir, una lúcida noche fundamental: la noche en que por fin vio su propia cara, la noche en que por fin oyó su nombre” (hipérbaton, sinestesia, heterostiquio, paralelismo y personificación) [pág. 69]. “En los últimos días del mes de junio de 1870, recibió la orden de apresar a un malevo, que debía dos muertes a la justicia” (hipérbaton) [pág.69]. Cuando Isidoro fue al lugar había olvidado su nombre pero al mismo tiempo lo reconoció. Tadeo tuvo la impresión de haber vivido ya ese momento.
“Cruz arrojó por tierra el quepís, gritó que no iba a consentir el delito de que se matara a un valiente y se puso a pelear contra los soldados, junto al desertor Martín Fierro” (metáfora) [pág. 70]

Emma Zunz

Emma Zunz recibe una carta diciendo que su padre está muerto. Ella muy triste recuerda las últimas palabras de él hacia ella y recuerda que su padre le confesó que Lowenthal (dueño de la fábrica donde trabaja) era el ladrón. “No durmió aquella noche, y cuando la primera luz definió el rectángulo de la ventana, ya estaba perfecto su plan” (personificación) [pág. 74].
Emma iba a ir a la oficina de Lowenthal donde tenía un revolver cerca y ahí pensaba matarlo. “Ante Aarón Lowenthal, más que la urgencia de vengar a su padre, Emma sintió la de castigar el ultraje padecido por ello” (hipérbaton y sinestesia) [pág. 78]. La muchacha tomó coraje y mató al hombre apretando el gatillo dos veces. “El considerable cuerpo se desplomó como si los estampidos y el humo lo hubieran roto, el vaso de agua se rompió, la cara la miró con asombro y cólera, la boca de la cara la injurió en español y en ídisch” (metáfora y sinestesia) [pág. 78]. Enseguida Emma desabrochó la camisa del hombre ya muerto y llamó a la policía diciendo que el mismo quiso abusar de ella y lo mató.

Los dos reyes y los dos laberintos

Todo empieza con un laberinto que un rey de las islas de Babilonia mandó a construir y del cual era casi imposible salir. “Esa obra era un escándalo, porque la confusión y la maravilla son operación propias de Dios y no de los hombres” (antítesis y metáfora) [pág. 169]. Pasado ya un tiempo entró al laberinto un rey árabe que no pudo salir y tuvo que pedir socorro divino para poder escapar de ahí. “Sus labios no profirieron queja ninguna, pero le dijo al rey de Babilonia que él en Arabia tenía otro laberinto y que, si Dios era servido, se lo daría a conocer algún día” (personificación) [pág. 169].
Después del episodio hizo que los capitanes y alcaldes busquen al rey de Babilonia, donde lo ataron y llevaron a Arabia para que conozca su “laberinto”. “Luego le desató las ligaduras y lo abandonó en mitad del desierto, donde murió de hambre y sed” (hipérbaton) [pág. 170]

La espera

Un hombre de otra nación llega a Buenos Aires y no quiere que nadie sepa su identidad por lo que invento que se llamaba Villari. “No lo sedujo, ciertamente, el error literario de imaginar que asumir el nombre del enemigo podía ser una astucia” (hipérbaton y sinestesia) [pág. 174]. El hombre era muy solitario y pasó largo tiempo sin salir de su casa, sólo iba a un cine y siempre salía un poco antes de que termine la película. “Años de soledad le habían enseñado que los días, en la memoria, tienden a ser iguales, pero que no hay un día, ni siquiera de cárcel o de hospital, que no traiga sorpresas” (personificación y antítesis) [pág.175].
Él tenía siempre sueños en que Villari y dos hombres querían matarlo, pero él siempre sacaba una pistola que tenía guardada y se defendía. “El estruendo del arma lo despertaba, pero siempre era un sueño y en otro sueño el ataque se repetía y en otro sueño tenía que volver a matarlos” (metáfora, leiv-motiv y polisíndeton). Una mañana sucedió lo mismo y el hombre decidió calmarse, por lo que les pidió a los hombres que esperaran mientras retrocedía. “¿Lo hizo para despertar la misericordia de quienes lo mataron, o porque es menos duro sobrellevar un acontecimiento espantoso que imaginarlo y aguardarlo sin fin, o para que los asesinos fueran un sueño, como ya lo habían sido tantas veces, en el mismo lugar, a la misma hora?” (pregunta retórica y sinestesia) [pág. 177].
La descarga de la pistola hizo que se blanquearan todas sus dudas.


En muchos de estos cuentos escritos por Borges se pueden ver personajes muy valientes y cada uno con características muy diferentes, aunque se puede establecer entre cada uno un parecido con respecto a la valentía que el autor le caracterizó a muchos de sus protagonistas.
Cada una de las historias suele tener episodios atrapantes en la que el lector se puede quedar conectado profundamente con el relato de manera que siga leyendo hasta el final.
Los finales de cada una siempre dejan pensando al lector de igual manera que lo deja pensando durante muchas etapas del cuento con los vocabularios y términos que utiliza el narrador durante los mismos.

Carolina Mastandrea

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 11/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.