Ensayo sobre la ceguera de Laila de los Santos I.M.A.M. 2º A

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ensayo sobre la ceguera de Laila de los Santos I.M.A.M. 2º A

Mensaje  laiiryhh el Dom Sep 16, 2012 7:58 pm

Una mujer de la cuarentena fue hasta la sala de los malvados, y prendió una por una las camas que bloqueaban la entrada. Los malvados se murieron quemados, porque no tenían ninguna escapatoria y la puerta de las camas bloqueando era la única que tenía la habitación. En ésta parte se encuentra una personificación (dar vida o movimiento a algo que no tiene vida)… “…el fuego que quemó a los malvados se entretuvo allí tanto tiempo…”. Hay personificación y metáfora(se dice algo que no tiene sentido, o que es imposible como forma de querer decir otra) en la siguiente descripción… “…mantengamos la esperanza de que al fuego, cuando haga que el tejado se desmorone, y lance por los aires un volcán de llamaradas y tizones ardientes, no se le ocurra propagarse a las copas de los árboles.” Dado que al fuego no se le puede ocurrir algo porque no tiene vida ni cerebro, tampoco un tejado puede lanzar por los aires un VOLCAN(metáfora) de llamaradas… Luego mucha gente quiso escapar, y algunos fueron de la mano con la mujer del médico, que podía ver y nunca en toda la historia se quedó ciega como el resto. Se encuentra un polisíndeton (se enumeran cosas con “y” en medio) al nombrar a los que fueron tras la mujer del médico, y anáfora cuando repite “luego” o “después”… “…con la otra mano llevo la mano de mi marido, y luego viene la chica de gafas oscuras, y luego el viejo de la venda negra, donde está uno está el otro, y después el primer ciego, y después su mujer…” . Cuestión que lograron salir a la ciudad, que estaba con todo el mundo ciego y sin su propia casa la mayoría, basura por todos lados y la comida se agotaba.
Pero toda esta historia comenzó en un semáforo, cuando un hombre, esperando se quedó ciego de la nada misma, y no pudo avanzar más, porque no vio cuando se puso en verde. Un señor lo quiso ayudar, lo llevó con el auto hasta su casa, llegaron y no había nadie, pero cuando llegó su esposa, reconocieron que el hombre les había robado su coche. El médico le dijo que no encontraba ningún daño en los ojos. Esa noche, el oculista, comenzó a verlo todo blanco. Al otro día le contó a la señora que se había quedado ciego, entonces llamaron al ministerio de salud para que buscaran una solución a ésta epidemia que se estaba ampliando, tras dejar ciegos también a la chica de gafas oscuras en un hotel estando con un hombre y el ladrón de autos en la calle. A ésta ceguera la llaman “mar de leche”, por ejemplo, la mujer del médico y el primero ciego la nombraron así, es una metáfora porque es una ceguera blanca y espesa… “…es como si hubiera caído en un mar de leche…” Decidieron poner en cuarentena el tiempo que hiciera falta a los ciegos por un ala y a los contagiados por otro. A un antiguo manicomio lo quisieron llevar al médico, y la esposa, que lo quería acompañar inventó que estaba ciega también. Pronto llegaron tras ellos, la chica de gafas oscuras, el ladrón de autos, el primer ciego y el niño estrábico. Estaban completamente aislados. Todos los días a una determinada hora, se escuchaba una voz firme y seca desde el altavoz que enumeraba las reglas de la cuarentena (aparece enumeración o asíndeton porque se expresa a través de comas), si alguien intentaba escapar, moría de un disparo… “…primero, las luces se mantendrán siempre encendidas y será inútil cualquier tentativa de manipulas los interruptores, que por otra parte no funcionan, segundo, abandonar el edificio sin autorización supondrá la muerte inmediata de quien lo intente, tercero, en cada sala…” En toda la novela, la mujer del médico nunca deja de ver, pero hay leiv mothiv al repetir que cree que se está por quedar ciega, pero nunca sucede… “…había visto la claridad mortecina de las bombillas que apenas iluminaban la sala, pero ahora le parecía notar una diferencia, otra presencia luminosa, quizá el efecto de las primeras luces del alba, aunque bien podría ser ya el mar de leche anegándole los ojos. Se dijo a sí misma que contaría hasta diez y que luego abriría los párpados, dos veces lo dijo, dos veces contó y dos veces no los abrió…… No estoy ciega, murmuró…”. Esa es la primera parte del leiv mothiv. También hay en otro caso, cuando piensa que sería mejor estar ciega para no ver esa miseria. Resulta que los seis empiezan a recorrer el lugar para investigarlo y memorizarlo, en ese trayecto el ladrón de autos se excita con pensamientos, se da cuenta que sin estímulo visual es distinto, entonces al tener a la chica de gafas oscuras delante suyo, le toca los pechos y la chica reaccionó y con el tacón le pateó la pierna. Hasta lo hizo sangrar. Al pasar los días su pierna empeoró bastante, la tenía gravemente infectada, y la mujer del médico lo podía ver perfectamente. El primero ciego, que odia al ladrón, tuvo que ayudarlo con su herida, eso es un antítesis, porque son ideas contrarias las de ayudar a una persona que te hizo algún mal. Pronto llegaron más personas al edificio. El niño estrábico todo el tiempo preguntaba por su madre al principio de la novela, significa que esta reiteración es un leiv mothiv… “…el niño lloraba, llamaba a su madre…” La chica de gafas oscuras después, se siente culpable por haber lastimado al ladrón de autos, aparece una sinestesia porque se le entrecruza la sensación de que se lo tenía merecido, pero al mismo tiempo le pidió perdón por haberlo lastimado tanto… “…dijo pesarosa, Le pido perdón, fue mía toda la culpa…”. El ladrón decide salir adonde estaban los guardias, pero lo matan. En el transcurso del tiempo va llegando más gente, de afuera y también de la otra ala de los contagiados. Se tropezaban y se lastimaban, algunos murieron en la entrada, debido a la confusión, los guardias dispararon. Pero un día llegó un micro con más de cien personas ciegas. La entrada fue todo un caos, terminaron muriéndose pisoteados algunos. Todo se tornaba cada vez peor, los pasillos estaban llenos de desechos humanos, había un olor fétido horrible, descargaban sus necesidades en cualquier lado, y lo peor era que la mujer del médico tenía que ver todo eso. Había peleas y confusiones, la comida a veces era escasa, las personas pasaban hambre, y cuando recibían alimento, algunos mentían para tener más. Los de la tercera sala del lado izquierdo un día agarraron toda la comida y pidieron objetos de valor a cambio de repartirla, uno de ellos tenía una pistola. Luego, en vez de pedir objetos, querían que vayan cada noche las mujeres de cada sala a satisfacerlos sexualmente. Todas salían muy mal, intocables, completamente violadas. Cuando les tocó a la sala de la mujer del médico, todas fueron, una murió. Por un lado (el real) porque estaba dañado su vientre interiormente, y tenía marcas en todo el cuerpo, pero por otro lado (interiormente, o metafóricamente para el interior del personaje) significaba la muerte de su dignidad y su moral, o sea que se puede decir que hay un recurso de estilo bisémico. La chica de gafas oscuras, se acuesta con el viejo de la venda negra y con el médico, pero su mujer se hace muy amiga con la chica, es una sinestesia o un antítesis, porque se entrecruzan sensaciones contrarias, en realidad siente pena por ellos, pero también tiene una inclinación con la chica de gafas oscuras, se quieren y se ayudan… “…sobre todo es a ti a quien quiero, Por qué, Yo misma me pregunto por qué, quizá porque te siento como una hermana, quizá porque mi marido se acostó contigo…”. La mujer del médico había encontrado unas tijeras en su bolso, entonces fue a matar al jefe de la sala tercera del lado izquierdo camuflándose con mujeres de otra sala, nadie la vio ni entendía qué pasaba, tenían miedo. Ella le cortó el cuello. Uno de los malvados, agarró la pistola. Creo que uno sí podía ver, porque anotaba los objetos que recibían al principio para contarlo. En la sala del médico, estaban preparando un plan de ataque contra los malvados, aunque no funcionó. Pasó lo que conté al principio, el incendio y todos se fueron. Una vez afuera, la mujer del médico, su esposo, la primer ciego, su esposa, la chica de gafas oscuras, el niño estrábico y el viejo de la venda negra partieron hacia el centro. La mujer del oculista fue a buscar algo de comida a un sótano de un supermercado. Un perro que le lamió las lágrimas la siguió a todos lados. Primero fueron a la casa de la chica de gafas oscuras donde había una vieja vecina que mataba gallinas para comerlas, era re antipática. Les dio algo de comer, y al otro día se fueron. La chica extrañaba mucho a sus padres, cosa que les cayó raro a los otros, por la forma de ser suya. Tenía la esperanza de poder recibirlos cuando regresaran, pero después fueron a la casa del médico y su esposa. Se notaba que habían tratado de romper la puerta para entrar, pero no pudieron, así que se encontraron con todo como estaba, consiguieron comida, agua, etcétera… El viejo de la venda negra le declaró su amor a la chica de gafas oscuras. Cuando pasaban por las plazas, veían a grupos de gente hablar sobre distintas cosas, ahí el narrador las enumera y hay asíndeton … “ Se proclamaban allí el fin del mundo, la salvación penitencial, la visión del séptimo día, el advenimiento del ángel, la colisión cósmica, la extinción del sol…”. Cuando llovía debía aprovecharse bien el agua, para tomar, almacenar, bañarse y lavar la ropa. En una iglesia todas la representaciones de estatua estaban con los ojos vendados, o fue algo que dijo la mujer del médico para sacar a la gente… En fin, todo terminó con que una mañana se estaban despertando y uno por uno fueron recuperando la visión, hasta en la calle, y lo último que se nombra es la última parte del leiv mothiv, cuando la mujer del médico cree quedarse ciega justo cuando todos recuperan la vista, pero no es así… “Luego alzó la cabeza al cielo y lo vio todo blanco, Ahora me toca a mí, pensó. El miedo súbito le hizo bajar los ojos. La ciudad aún estaba allí.”
En sí la novela es una gran metáfora, porque la ceguera quiere decir que la sociedad está ciega para algunas cosas, o porque no las quieren ver en su inconsciente, entonces comienzan a darse cuenta de otros lados de las personas, al no ver, destapa las cosas malas del ser humano, los sentimientos mas allá de lo que vemos con los ojos, y las cosas que somos capaces de hacer por sobrevivir cuando estamos desesperados, o por salir ganando a toda costa.
Creo que es una novela que nos hace ver los peores lados del ser humano, es muy detallista y te hace sentirlo como si lo estuvieras viviendo. Hace pensar que tenemos que ver las cosas como son y no por su apariencia, porque muchas veces la vista nos oculta la realidad y hace falta ser muy conciente de lo que vivimos para eso. Se pueden ver distintos tipos de personas; el hombre celoso de la esposa, el otro que confía pero se acuesta con otra por desesperación o estar rendido, las personas inteligentes, las enroscadas, las malvadas, las bien intencionadas, las torpes. En la vida hay muchas opciones y hay que aprender a verlas todas y saber qué elegimos y el porqué. Aunque cueste, hay que ver bien para poder actuar.

laiiryhh

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 13/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.