La Tía Julia y el escribidor de Mario Julio Vargas Llosa por Melani Heredia 2º Adm. I.P.M.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Tía Julia y el escribidor de Mario Julio Vargas Llosa por Melani Heredia 2º Adm. I.P.M.

Mensaje  MelaniHeredia1997 el Vie Sep 14, 2012 9:50 pm

La Tía Julia y el escribidor de Mario Julio Vargas Llosa por Melani Heredia 2º Adm. I.P.M.

Argumento:
La tía Julia y el escribidor es una novela semi-autobiográfica del escritor peruano Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de literatura 2010, publicada por primera vez en septiembre de 1977 por la editorial española Seix Barral. La novela trata de la historia de un joven de 18 años, Mario, que sueña con ser escritor y trabaja en una radioemisora en donde conoce a Pedro Camacho, un excéntrico libretista boliviano de radionovelas que además interpreta lo que escribe. Mario, o Marito, como es llamado en la obra, se enamora de su tía política, Julia, que es divorciada y 14 años mayor que él, por lo que se enfrenta con su propia familia.

Capitulo: I

Vargas, un chico de 18 años, vive en Perú con sus abuelos, trabaja en una emisora de radio llamada " Radio Paramenicana" junto a pascual.
Explica como es la radio, pero le gusta mas "Radio Central" ambas radios son de Genaro, pero la diferencia es que en "Radio Central" interpretaban radioteatros, y esto llamaba la atención de mucha mas gente y por eso el dueño decidió traer un nuevo director de radioteatro, un Boliviano llamado Pedro Camacho.
Llega la tía la julia Perú a pasar un tiempo, ya que se había separado de su marido. A vargas al principio no le caía bien el tío Julio. Él todos los jueves va a comer a la casa del tío Lucho, y ahí la tía julia lo invito al cine.
Se pueden apreciar personificaciones como "...No se parecían en nada. Más bien, eran como esas hermanas de tragedia que han nacido, una, llena de gracias y, la otra, de defectos, se distinguían por sus contrastes..." se refiere a lo diferentes que eran las Radios de los Genaro.


Capitulo: II

El doctor Alberto de Quintero va al gimnasio antes de la boda de su sobrina Elianita, Allí se encuentra con su sobrino Richard, hermano de Elianita, y empezaron a conversar, porque Alberto, se preocupaba por su sobrina.
Mas tarde el doctor llega a la iglesia donde se realizó la boda con tranquilidad entre Elianito y el colorado Antunez quien habia perseguido a Elianita desde pequeños. Mientras estaban hablando en la fiesta con total normalidad, Elianita se desmaya, Alberto lo atiende y se da cuenta que esta embarazada de cuatro meses.
Se puede apreciar la animización : "...Vio, a través de los visillos, el sol dorando el césped del cuidado jardín que encarcelaban vallas de crotos, la limpieza del cielo, la alegría de las flores y sintió esa sensación bienhechora que dan ocho horas de sueño reparador y la conciencia tranquila..."


Capitulo: III

Vargas se encontró con Pedro Camacho y lo invito a tomar algo, durante la charla se da cuenta que Pedro esta completamente entregado a los radioteatros.
Era jueves y va a comer a la casa de su tío Lucho y se encuentra con la tía Julia.
Al llegar al trabajo, Vargas tiene un problema con el Pedro, ya que no quiere en su elenco a ningún actor Argentino, luego se quedan hablando sobre los radioteatros y el chico olvida la cita que tenia con su tía. Este al otro día se disculpa con julia por haber olvidado su cita regalándole unas flores.
En el día del cumpleaños de su tío, Vargas pasa a saludarlo por la tarde, para festejar el cumpleaños deciden ir a cenar los tíos de Vargas, junto a él y julia su tía, terminan de cenar y comienzan a bailar, Vargas besa a su tía Julia quien queda nerviosa y perpleja.
En este capítulo hay personificación, "... Al mediodía mi cerebro es una antorcha. Luego va perdiendo fuego y a eso de la tardecita paro porque solo quedan brasas..."

Capitulo: IV:

El sargento Lituma de la Guardia Civil se dirigía ha hacer su ronda nocturna para asegurarse que todo este bien, durante su recorrido encontró un negro, muy delgado y que no se movía, lo llevo a la comisario. Después de pensar todo el dia en el individuo extraño que había dejado en la comisaría, llego a la conclusión que podía ser un inmigrante. Cuando su turno en la comisaría empezó, el teniente Jaime Concha le dio la orden de sacrificar al negro. Lituma le pidió ayuda a un vigilante llamado Arévalo quien no estaba de acuerdo con la decisión, pero ya el arma de lituma estaba preparada, aunque él tampoco quería matarlo.

En este capítulo hay Animización "...En la noche chalaca, húmeda y oscura como la boca de un lobo..."

Capitulo: V

Vargas explica como escoltaron a lucho Gatica entre trabajadores, porque había ido para actuar en “Radio Central”.
Vargas fue a casa del tío Lucho, donde solo se encontraba la tía Julia. Él intento besarla de nuevo, pero ella se lo impidió. Así que estuvieron hablando sobretodo del matrimonio fallido de ella y también de los radioteatros de Pedro Camacho. Al volver al trabajo Genaro Hijo le cuenta sobre el éxito de los radioteatros.
Pedro y Vargas van a almorzar juntos, Pedro le comenta las diferencias que tiene con Pablito, el de los efectos especiales. Luego pablito termina trabajando con Pascual y Vargas.
Por otra parte, Vargas logra presenciar un radioteatro de Pedro Camacho y queda admirado de cómo trabajaba este.
En este capítulo se puede apreciar Hipérbole ''...Cuya palidez se acentuó hasta la blancura..."

Capitulo: VI

Don Pedro Barreda y Zaldívar es un juez de la corte superior de Lima. Al llegar al trabajo se encuentra con un caso de violación a una menor. La menor es Sarita Huanca Salaverria y el supuesto agresor es Gumercino Tello, un vecino de ella desde hacía ocho meses.
Pedro Barreda lee el informe de la violación que explica que la noche del domingo Gumercino se entra en casa de Sarita, sabiendo que los padres de Sarita no estaban y ahí la viola. También dice que la victima se lo cuenta a sus padres a la mañana siguiente.
Mas tarde el juez procede a leer el informe, de los dos guardias que capturaron a Gumercino. El informe explica como Gumercino no dio resistencia a su captura, pero decía que él no había visto a Sarita hacía más de dos días.
Después de haber leer los dos informes, Pedro Barreda manda a declarar a los declarantes. Primero los dos guardias, que explicaron lo indicado en el informe. A continuación los padre de la agredida, que parecían muy interesados en casar a su hija con el agresor de esta, ya que pensaban que era un buen partido para su hija.
Al salir los padres entró la hija, Sarita, que explicó con todo lujo de detalles lo ocurrido aquella noche, el juez se sorprendió del modo en que la niña lo explicaba, Finalmente, entró Gumercino Tello que explico que el no había visto a Sarita ese día. El juez lo intimido a este para ver si confesaba la verdad. Entonces Gumercino actuó agarrando el cortapapeles e indicando que se cortaría su miembro para demostrar su inocencia.

En este capítulo hay Personificación "...La pulcritud ética se transparentaba en una apostura que le merecía al instante el respeto de la gente..."

Capitulo: VII

Julia y vargas mantenían su relación pero en secreto ya que si el resto de la familia se enteraba de lo que sucedía entre ellos, porque no sabían como iban a reaccionar.
Un día mientras estaban juntos su amigo Javier les vio y entonces le tuvieron que contar que estaban juntos. Cuando llegó al trabajo Genaro hijo le comentó a Vargas que tenía otro problema con Pedro Camacho, ya que habían recibido una carta de protesta del embajador argentino, aunque Vargas lo intentó Pedro Camacho no cambió de idea sobre sus radioteatros.
Dos o tres días después, caminaban Vargas y la tía Julia juntos cuando se encontraron a Pedro Camacho, que les invitó a subir a su casa a cenar. Una vez allí, estuvieron hablando sobre los radioteatros y Pedro Camacho les confesó que para hacer los papeles de cada personaje actuaba o se vestía igual que este.



Capitulo: VIII

Don Federico Tellez Unzátegui es un director de una empresa de exterminación de roedores. Federico se subió su coche para ir a su casa, mientras pensaba en su infancia y lo que sucedió con su hermana menor. Una noche en que sus padres se fueron, esta estaba durmiendo en la cuna cuando una plaga de roedores se la comieron viva. Federico tenía que haberse dado cuenta y haberlo remediado pero no lo vio. Desde aquel momento juro que eliminaría a todas las ratas que pudiera, eso le hizo volverse un niño aislado y solitario que solo vivía para matar roedores. Federico ya desde pequeño formó la empresa de antiroedores que fue ampliando a medida de los años. Fue a una agencia matrimonial donde se enamoro a Zoila, con la que tuvo cuatro hijos. Por el recorrido en coche hacía su casa, encontró en una parada una revista donde aparecían sus dos hijas medio desnudas. Federico se enfadó muchísimo, por que era un padre y un marido muy estricto con sus decisiones y casi no les permitía hacer nada por su cuenta. Al llegar a casa, lo primero que hizo Federico fue pedirle explicaciones a su mujer y mas tarde llamó a sus hijas. Estas furiosas por la amargura de su padre que no las dejaba vivir, la emprendieron con él a patadas y golpes. Zoila también se une a sus dos hijas y después los dos hijos, así que Federico se encontraba recibiendo una paliza, intentó salir de la casa pero no pudo.
En este capítulo al igual que en el anterior hay Antítesis "...Inspiraba temor y sus señas particulares podrían haber hecho de él un Don Juan..."




Capítulo IX

Vargas continuaba escribiendo cuentos, para poder llegar a ser un buen escritor, que era su gran sueño. Tenía que ir a ver a la tía Julia a casa de sus tíos, pero al llegar allí ella no estaba, ya que había salido con un médico, así que Vargas se puso muy celoso. Al volver a su trabajo, le llamó la tía Julia lo que provoco que salieran sus celos a relucir. Mas tarde, salió a comprar con Pedro Camacho y mientras le confesaba sus problemas amorosos, pero Pedro tan solo podía pensar en sus radioteatros, aun que alguna ayuda si que le pudo dar. Vargas volvió a hablar con la tía Julia, ya que esta fue a verle al trabajo, allí después de una pequeña discusión hicieron las paces. Javier llegó y los invito a tomar algo, mientras les contaba sus amores con la prima de Vargas, la flaca Nancy. Ella sabía que Vargas y la tía Julia estaban juntos, porque Javier se lo había dicho, por suerte ella no comentaría nada a la familia.
En este capítulo hay Personificación "...Sentí que mi vocación resucitaba..."
Capítulo X

Lucho volvía de un viaje por diferentes itinerarios, donde vendía los productos farmacéuticos a las farmacias, cuando de pronto atropello una niña. Al salir del coche para ayudarla, un Guardia Civil fue para ver como se encontraba la niña. Mientras los dos estaban intentando ver si la niña vivía, un gran camión les arrollo.
Lucho se recupero aunque la niña y el Guardia Civil no se salvaron. Pero la angustia de lo ocurrido no dejaba a Lucho ni dormir, le horrorizaban los vehículos y no podía seguir con su vida normal. Cuando su mujer perdió la hija que esperaban, Lucho también pensó que él era el responsable.
Su mujer se fue a vivir una temporada a Francia, mientras él visitaba a la doctora Acémila para que le curara. Lucho siguió las indicaciones de la doctora. Primero de todo, tenía que simular de nuevo el terrible accidente, pero esta vez con figuritas hasta que se viera tranquilo con la situación que ocurrió. La segunda parte del tratamiento consistía en buscar problemas que ocasionaban los niños y al acabar intentar hacerles pagar por estos problemas a los propios niños.
Finalmente, Lucho llegó un día a la consulta de la doctora y le explico que debido a su terapia había estado a punto de lanzar a una niña a la vía el tren, ella le dijo que ya estaba curado del problema con los vehículos, ya que Lucho fue a la consulta en taxi.
Lucho volvió a establecerse con su mujer y hacer vida normal, pero ahora, a causa del tratamiento que había seguido, Lucho sufría de infantilismo y odiaba a todos los niños. Por eso volvió a consultar con la doctora Acémila para ver si podía curarle de su nuevo problema.

En este capítulo al igual que en el primero hay Personificación "...Su sangre joven y su corazón enamorado..."

Capítulo XI

Vargas vuelve de estudiar con un compañero de la facultad, cuando invita a Pedro Camacho a tomar algo, este le pide mejor que caminen un rato. Vargas se da cuenta que Pedro esta un poco diferente a su actitud normal, ya que lo veía mas alocado.
Después fue a casa de sus abuelos donde Javier lo invito al teatro, a cenar y a bailar junto con la tía Julia y Nancy. Una vez ya pasados el teatro y la cena, se encontraban con Nancy y la tía Julia ellos dos, cuando se dieron cuenta que habían unos familiares de Vargas. Esto les hizo pensar que tal vez habían visto juntos a Vargas y a la tía Julia.
Otro día, se encontró Vargas con Genaro Papá que le pidió que le ayudara con Pedro Camacho, ya que este estaba intercambiando personajes de los radioteatros, por lo que estaban recibiendo críticas. Cuando Vargas y Pedro se dirigían a tomar algo se encontraron con dos argentinos que intimidaron a Pedro Camacho, por tratar a las argentinos de sucios y asquerosos en sus radioteatros. Al final él y Vargas recibieron una paliza.
Para no despertar suspicacias la tía julia y Vargas habían estado un par de semanas sin verse, en este tiempo Vargas aprovecho para estar con sus antiguos amigos y se dio cuenta que él era diferente ya, debido a que había madurado.
En este capítulo hay Personificación "...Su sangre joven y su corazón enamorado..."


Capítulo XII

La pensión Colonial es una casa de pensiones, sus dueños son los Bergua, que viven con su hija. La hija se llama Rosa y prometía mucho como pianista, por eso se mudaron a vivir a Lima, pero todo fue un fracaso y ahora vivía atormentada por culpa de la gran ciudad. Su padre Sebastián Bergua se adapto bien a la ciudad pero una tragedia le cambio a él y a todo su familia.
Todo comenzó, el día en que Ezequiel Delfín llegó a la pensión. Al principio lo integraron como un miembro mas ya que querían, sobretodo Sebastián, que Ezequiel fuera su yerno. Pero una noche, Ezequiel vino enfermo de un viaje y Sebastián se ofreció para dormir esa noche en su habitación, lo que no pensó que ocurriría es que Ezequiel le asestara varias cuchilladas y mas tarde que intentara violar a Margarita Bergua, que era coja. Por suerte o por desgracia, Sebastián no murió, pero ya no volvió a ser él de antes y acabaron en la miseria.
Ezequiel resultó ser el joven propagandista médico. El juicio para inculpar a este por lo sucedido fue todo un acontecimiento, y al final acabo pagando por lo que había echo tanto sicológicamente como físicamente. Ezequiel fue encarcelado. Pero al cabo de los años ojeando la familia Bergua un periódico leyeron que el hombre que les había amargado la vida, Ezequiel, se había escapado. Ellos supieron que venía para vengarse de la madre y de toda la familia.
En este capítulo hay: Personificación "...Manos sentimentales que graban flechas y corazones y rasgan nombres de mujeres, dedos traviesos que esculpen sexos y palabrotas..."

Capítulo XIII

Vargas continúa con su trabajo y ahora además tendría que hacer entrevistas. Uno de esos días en que la tía Julia había ido a verle al trabajo llego la flaca Nancy que les comento que toda la familia sabía lo suyo y que se iba a armar. Después de esa noticia y de volver de estar con la tía Julia, Vargas se encontró a los actores de los radioteatros esperando, porque querían hablarle del problema que tenían debido a que Pedro Camacho cambiaba continuamente los personajes de una historia a otra, y ellos no querían que lo despidieran. Vargas les dijo que intentaría ayudarles.
A la mañana siguiente, Vargas habló con la tía Julia por teléfono. Después fue a hablar con Genaro hijo para explicarle que por que no daba a Pedro Camacho unas vacaciones, a lo que él respondió que no. Entonces Vargas se llevó a Pedro a almorzar para explicarle todo el problema y Pedro le confeso que si había cambios de personajes en sus radioteatros era porque muchas veces se equivocaba de nombre o de historia.
Mas tarde, cuando regresó al trabajo la tía Julia telefoneo y le dijo que las cosas se estaban poniendo feas ya que los padres de Vargas venían desde Estados Unidos. Entonces Vargas le propuso a la tía Julia que se casara con él.
En este capítulo hay Personificación "...En su primera corrida cortó varias orejas..."


Capítulo XIV

El reverendo padre Seferino Huanca Leyva, nació en una familia de ocho hermanos. Seferino subsistió como pudo hasta que Maite Unzategui se hizo cargo de él poniéndole como condición a la madre de que Seferino fuera cura. En el seminario, las técnicas que empleaba Seferino para explicar el bien no eran muy ortodoxas. En cuanto fue cura eligió para ser párroco el peor barrio de Lima. Al ver que nadie asistía a sus misas, pensó en llamar la atención de las personas mediante un combate entre él y el medico, ex-Guardia Civil, Jaime Concha. Seferino ganó la pelea y eso provoco mucha simpatía de la gente hacía el párroco.
Seferino recibía muchos avisos del arzobispado por la forma de atraer a la gente a su iglesia. Por ejemplo, a las chicos les enseñaba técnicas para robar y a las chicas a maquillarse los labios, ojos, etc. Así continuó hasta que a la edad de cincuenta años, vivía con Maite Unzátegui con la que estuvo a punto de pecar. Eso le hizo proponer al párroco que las parejas se abolieran y se convirtieran en grupos, así el médico Jaime Concha y el curandero Lituma se fueron a vivir con el párroco y la señora Unzátegui. Esta propuesta fue un fracaso, porque en vez de unir a la comunidad lo que provocó fueron más robos y más violencia. Mas tarde, llego al barrio un pastor evangelista llamado Sebastián Bergua, el párroco envidiado por este le propuso un combate que gano Sebastián. Pero continuaba malhumorado ya que perdía feligreses debido a Sebastián, entonces una noche el padre Seferino se acerco a la casa donde vivía el pastor evangelista y allí lo roció con kerosene dispuesto a quemarlo vivo.
En este capítulo hay Hipérbole "...El feto del estupro, con terquedad que hacía presagiar lo que sería su carácter se negó a desprenderse de la placenta materna..."


Capítulo XV

Vargas le comenta a su prima Nancy que le ha pedido la mano a la tía Julia. Nancy le aconseja y le ayuda. Mas tarde también se lo cuenta a su amigo Javier. Después le llama la tía Julia y le comenta a Vargas, que ya tenía los billetes para marcharse hacía Bolivia. Vargas se dirige hacía la universidad para conseguir su partida de nacimiento. Al volver a la radio charla con Pascual y el gran Pablito sobre los radioteatros y los cambios de estos. Unos días después, Javier y Vargas están buscando un alcalde para que pueda casar a la tía Julia con Vargas, porque tienen un problema, ya que este es menor de edad. Vargas había quedado a las tres del mediodía con la tía Julia, pero esta no llega hasta las once de la noche. Ellos dos prometen darse amor eterno, así la tía Julia le pide al embajador boliviano que le ayude con los papeles del divorcio, para ella poder casarse con Varguitas. Tuvieron problemas para encontrar un alcalde que les casara, pero Pascual les comento que su primo, era alcalde en un pequeño pueblo y que tranquilamente los casaría.

En este capítulo hay Hipérbole "...Le vino un acceso de tos francamente ofensivo y se le llenaron los ojos de lágrimas..."

Capítulo XVI

Joaquín Hinostroza es un árbitro que vivió toda su niñez con institutrices. Al ver que no progresaba sus padres consultaron con el doctor Alberto de Quinteros y él les aconsejo que matricularan al niño en un colegio. Al poco tiempo, vieron que su hijo le entretenía el fútbol, pero no era ese deporte, sino la función de ser juez de un partido le encantaba. El joven arbitraba todos los partidos que podía. En uno de esos partidos callejeros precisamente, conoció a Marimacho de la cual se enamoró. Ella se llamaba Sarita Huanca. Al ver Joaquín que ella solo quería que fueran amigos comenzó a beber en los bares, pero después de todo acabarían juntos. Al morir sus padres, Joaquín eligió, como no, la profesión de ser arbitro de fútbol. Gracias al prestigio que gano, Bolivia pidió que fuera Joaquín, él que arbitrara su partido contra Perú en la final del campeonato sudamericano.
El día de la final llegó, y todo empezó tranquilamente, hasta que un hombre de color, aquel polizón de barco, irrumpió en el terreno de juego. Para que no pudiera herir a la gran figura del partido, que era Joaquín, el teniente Jaime Concha le acribilló con doce balazos, que fueron mortales.
Al ver sufrir aquel hombre, el público intento marcharse del campo pero esto provoco numerosas muertes por aplastamiento, ya que se formaron avalanchas de personas. Entonces, Sarita Huanca intentó ir con su amado, pero al intentar llegar al campo, tres disparos hechos por el sargento Lituma, provocaron la muerte de Sarita al instante. Al caer muerta Sarita a los pies de su amado Arbito, a este se le paró el corazón en seco. A todo esto, el sargento Lituma viendo lo que habrá provocado se suicidó de un disparo.
En este capítulo hay: Personificación "...Cuya sed de alcohol dejaría huellas y deudas en los bares de Lima..."


Capítulo XVII

Salen de Lima dispuestos a casarse Vargas y la tía Julia acompañados de Javier y Pascual. Al llegar a Chincha donde tenían que casarse y ver que el alcalde no llegaba, fueron a buscarlo. Lo encontraron en una fiesta y cuando ya por fin, les atendió este les dijo que no les podía casar, ya que Vargas era menor de edad.
Probaron de ir a otro pueblo, donde el alcalde de Chincha les comento que allí sí les casarían. Tuvieron que esperar hasta la noche para ver al alcalde, pero este también les dijo que no podía ser. Hablando con el taxista que les llevaba, descubrieron que se podrían casar en Grocio Prado. A la mañana siguiente se dirigieron allí, pero no estaba el alcalde. Volvieron a su hotel, Vargas y la tía Julia hicieron el amor varias veces. Mas tarde, a las siete les llamó Javier y les explicó que estaba todo resuelto, porque cuando ellos dormían él y Pascual habían hablado con el alcalde de Grocio Prado y les dijo que no habría problema. Por fin, en Grocio Padro se casaron sin ningún impedimento, Vargas y la tía Julia. Después de la boda Javier y Pascual se marcharon hacía Lima.
En este capítulo hay: Antítesis "...Era una mañana de invierno, típica de cielo encapotado y garúa. Llegamos a las once y media de la mañana, con un sol espléndido y un calorcito delicioso..."

Capítulo XVIII

El bardo de Lima, Crisanto Maravillas, nació con un peso de menos de un kilo, eso hizo que toda su vida padeciera de pequeñez. Fue un niño muy solitario debido a su problema físico, aunque parecía que su vocación sería cura, Crisatno comenzó a hacer canciones que le darían popularidad. Él estaba enamorado ya desde pequeño de una chica que había sido adoptada por las monjas, llamada Fátima. Crisanto solía ir al convento a ver a su amada, pero un día la madre superiora Lituma lo vio masturbarse en el convento, entonces se le prohibió la entrada. Por no poder ver a Fátima, Crisanto cayo enfermo y su música comenzó a brotar por la tristeza de este. Mas tarde, Crisanto fue adorado por mucha gente, y después de diez años propuso al convento hacer un concierto en beneficio a los misioneros de África, cosa de la que las monjas no se pudieron oponer. El día del concierto, se llenó el convento de muchísima gente, donde se encontraba: Sarita Huanca, Lucho Abril Marroquín, Richard Quinteros, etc. Todo se inicio bien y sin problemas hasta que comenzó a temblar la tierra, eso quería decir que el edificio se estaba derrumbando y además había un gran fuego. Murieron muchas personas, pero sor Fátima y su amado Richard intentaron salir por un pequeño boquete, pero de pronto el suelo se abrió y la pareja cayó en el lugar donde las monjas guardaban los huesos de sus víctimas.

En este capítulo hay: Personificación "...Hermoso objetos de papel de seda que cuando se elevaban gallardamente sobre los Barrios Altos, salían a espiar por las claraboyas..."


Capítulo XIX

Javier informa a Vargas que el padre de este se había enfadado muchísimo cuando se entero de lo de la boda. Cuando la tía Julia y Vargas llegaron a Lima, fueron a casa de tío Lucho, donde se dieron cuenta que aún que les criticaran lo que habían echo, ellos los apoyaban mínimamente. Vargas fue a casa de sus abuelos y allí se encontró a su madre, que por supuesto, estaba llorando y también le criticó, porque pensaba que estaba desperdiciando su vida. Más tarde, cuando llegó al trabajo le comentaron que se habían levado a Pedro Camacho al malcomió, debido a que este había comenzado a introducir en sus radioteatros, numerosos catástrofes y locuras. Entonces fue cuando llevaron a Pedro al médico y este le diagnostico que tendría que pasar una temporada en el manicomio para poderse recuperar.
Por la tarde, Vargas estuvo con Javier que le enseñó la carta amenazante que le había dejado su padre y decidió que la tía Julia se fuera un tiempo a Chile hasta que se calmaran las cosas. Después de buscar muchos trabajos, para poder ganar algo de dinero, y de hablar con su padre, este ya más tranquilo, volvió la tía Julia a Lima. Ella y Vargas habían estado separados mas de un mes y medio.
En este capitulo hay: Animización "...la neblina afantasmada..."


Capítulo XX

El matrimonio de Vargas y la tía Julia duro ocho años. Mas tarde, él alcanzó su sueño cuando consiguió tener una buhardilla en parís. Vargas volvía cada verano a Lima. Uno de esos veranos. Mientras caminaba se encontró con el gran Pablito que le comentó que ahora estaba casado y que tenía un restaurante.
Pablito le invitó a tomar algo y después le propuso que fueran a buscar a Pascual. Cuando llegaron donde trabajaba su ex-compañero, estuvieron hablando de ir a comer al restaurante de Pablito para recordar los viejos tiempos en la radio. En ese momento, apareció un hombre, que resulto ser Pedro Camacho, pero ahora estaba esquelético y parecía vivir como vagabundo, siendo como había sido el amo de los radioteatros. Pedro no conoció a Vargas. Entonces el gran Pablito y Pascual le comentaron que ahora Pedro Camacho estaba casado y que no se acordaba casi de nada de lo que había echo antes de entrar en el manicomió. Después de volver de la comida, Vargas fue a casa de tío Lucho y de tía Olga, que ahora eran sus suegros, debido a que Vargas se había casado con una hija de estos, mucho menor de edad que él.
En este capítulo hay: Personificación "...sobre todo un hervor de chismes..."

Opinión personal: El libro es interesante, es una historia atrapante y tiene muchos hilos importantes, no solo se centra en un personaje sino en la vida de todos y la verdad que me gusto mucho.

MelaniHeredia1997

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 06/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.