La tía Julia y el escribidor-Vargas Llosa. Serrano Gabriela. I.P.M 2º ADM

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La tía Julia y el escribidor-Vargas Llosa. Serrano Gabriela. I.P.M 2º ADM

Mensaje  GabrielaSerrano el Vie Sep 14, 2012 7:33 pm

La tía Julia y el escribidor es una novela escrita por Mario Vargas Llosa, nacido el 28 de marzo de 1936 en Arequipa, Perú. Esta novela fue escrita en septiembre de 1977 y es una novela semi-autobiográfica.
La novela trata sobre la historia de un joven de 18 años, llamado Mario, que sueña con ser escritor, a futuro y trabaja en una radio en la cual conoce a Pedro Camacho, un excéntrico escritor boliviano de radionovelas que además interpreta lo que escribe. Marito, como es llamado en la obra, se enamora de su tía política, Julia, que es divorciada y 14 años mayor que él, por lo que se enfrenta con su propia familia.
Capítulo uno: cuenta donde vivía el joven Mario, redacta como eran las radios en las que trabajaba, que función cumplía cada una, de modo también que explica cual era su trabajo allí.
Cuenta a parte, cosas de su familia, cosas tales como cuando iba a visitar a sus tíos cada semana para comer con ellos. Hasta llegado el día que como cada semana va a la casa de sus tíos y allí encuentra a Julia, la hermana de su tía, una señora boliviana recién divorciada que fue a Perú con la intención de alejarse del recuerdo de su reciente, ex marido.
Por otra parte en este capítulo también cuenta como su jefe se entera de la existencia de Pedro Camacho, un famoso escritor de radioteatros, boliviano y de como éste podría ayudar a levantar el rating en su radio, ya que los radioteatros que compraban en la CQM no tenían en el éxito esperado, a pesar de ser lo suficientemente caros como para que nadie los escuche. Su jefe, el sr. Genaro decide que es una buena idea ir a Bolivia y contratar a Pedro para que vaya a Perú a realizar sus radioteatros en su radio, la Radio Panamericana. Tras la llegada de Pedro Camacho a Perú, Mario lo conoce bajo una mala experiencia, en la cual Pedro quiere llevarse de la oficina de Mario su Remington, cosa que a Mario no le agradó en absoluto siendo que a demás de esto Pedro no los trató, ni a él ni a su amigo Pascual de manera muy modesta.
En este capitulo se pueden apreciar personificaciones tales como "...No se parecían en nada. Más bien, eran como esas hermanas de tragedia que han nacido, una, llena de gracias y, la otra, de defectos, se distinguian por sus contrastes..." cuando se refiere a cuan diferentes llegaban a ser las Radios de los Genaro.
Capítulo Dos: Este capitulo a diferencia del anterior no tiene que ver con Mario, si no con uno de los famosos radioteatros de Pedro Camacho. En este se cuenta la historia de Alberto de Quinteros y el enamoramiento de su sobrino. Lo sucedido es que en la fiesta de matrimonio de su sobrina favorita, Elianita, él descubre que su sobrino, hermano de Elianita, está enamorado de su propia hermana y que incluso esta está embarazada de su hermano mismo pero sin embargo decide casarse con el 'pelirrojo Altúnez' para ocultar su embaraza y que no se sepa que es de su hermano. Alberto se dá cuenta de esto una vez que Elianita se desmaya en medio de la fiesta y se ve obligado a revisarla ya que él es médico.
En este capítulo se pueden apreciar la animización como: "...Vio, a través de los visillos, el sol dorando el césped del cuidado jardín que encarcelaban vallas de crotos, la limpieza del cielo, la alegría de las flores y sintió esa sensación bienhechora que dan ocho horas de sueño reparador y la conciencia tranquila..."
Capítulo tres: Mario se encuentra de nuevo a Pedro Camacho y lo invita a tomar algo a un bar. En la conversación Mario se da cuenta que Pedro es un hombre entrgado a los radioteatros, sospecha que tal vez demasiado. Al ser jueves va a almorzar a lo de su tio Lucho, ahí es cuando la tía julia explica una historia sobre un pretendiente que tiene. Luego, cuando llega al trabajo le dicen a Mario que tienen un problema con Pedro porque é no quiere a ningun actor argentino en sus radioteatros, el motivo, lo odio.
En un charla entre Mario y Pedro, él le comenta como plantea sus radioteatros. A Mario se lo olvidó por completo que tenía una cita para ir al cine con su tía Julia por lo que al día siguiente se disculpó con ella dándole un ramo de flores. Al salir del trabajo él y Javier van a una sesión de espiritismo, donde descubre la cantidad de mentiras que estaba inventando el mediúm.
Al ir de su tío Lucho por su ser su cumpleaños, deciden que sería una buena idea ir a cenar sus tío, su tía Julia y él. Durante la noche comienzan a bailar y mientras lo hacían, Mario decide darle un beso a Julia lo cual la puso bastante nerviosa.
En este capítulo hay, al igual que en el primero personificacion, "... Al mediodía mi cerebro es unaa antorcha. Luego va perdiendo fuego y a eso de la tardecita paro porque solo quedan brasas..."
Capítulo cuatro: En este se redata otro de los radioteatros de Pedro, que es el siguiente, El sargento Lituma, se dirigía ha hacer su ronda para ver que como iba todo. Encontró a Chato que le dijo que no había pasado nada especial. Mientras iba a encontrarse con otro de los guardias, escuchó un ruido, se acercó a ver que era, pensando que solo era un gato pero cuando vio se llevó la sorpresa de que era un hombre negro, delgado que no se movía. Al ver esto último decidió llevarlo hasta la comisaría, donde explicó como lo había encontrado. Por lo que dedujeron que era un inmigrante.
Luego de unas horas, continuó su ronda pero no lograba sacarse de la cabeza al hombre negro ni su forma de aparecer. Una vez que acabó su ronda, decidió ir a almorzar a la casa de la sra. Gualberta, mientas hacían lo suyo le comentó sobre lo sucedido por la noche.
En la tarde estuvo con Pedralbes y también se lo contó. Cuando llegí a la comisaría para comenzar su turno, el teniente Jaime Concha le ordenó que se llevara al inmigrante para matarlo.
En el trayecto que caminaban Lituma, el inmigrante y Arevalo, hablaban este y Lituma sobre el immigrante. Una vez que llegaron al sitio donde lo iban a matar, Arevalo decidió no matarlo ya que el prefería dejarlo libre y que él se las ingenie. Y aunque Lituma no quisiera matarlo, su arma ya estaba lista.
En este capítulo hay Animización "...En la noche chalaca, húmeda y oscura como la boca de un lobo..."
Capítulo cinco: Mario fue a lo de su tio Lucho, donde solo se estaba la tía Julia. Él quiso besarla de nuevo, pero ella se negó. Por lo que estuvieron conversando sobre varios temás pero principalmente el matrimonio de ella, también hablaron de los radioteatros de Pedro. Cuando él vuelve al trebajo Genaro le comenta el éxito que tuveron los radioteatros sobre la gente.
Un día Mario y Pedro deciden volver a almorzar juntos, es ahí cuando Pedro le cuenta el problema que tiene con Pablito, el hombre el de los efectos especiales.
A pesar del éxito que habían alcanzado los radioteatros, los Genaro y Pedro volvieron a discutir, porque el último les prohibía entrar al estudio mientras grababan. Mario interesado en ver en su papel a Pedro, entonces decide pedirle que lo dejara presenciar uno de los radioteatros. Mario después de ver a Pedro actuando quedo totalmente alucinado por el trabajo de Pedro.
En este capítulo hay: Hipérbole ''...Cuya palidez se acentuó hasta la blancura..."
Capítulo seis: Es otro de los radioteatros de Camacho:
Don Pedro Barreda y Zaldívar es el juez de la corte supeior de Lima. Cunado llega a su trabajo se encuentra con que tiene un caso de violación a una joven. Esta se llama Sarita Huanca Salaverria y supuesto agresor es Gumercino Tello, vecino de la joden desde hacía ocho meses. Pedro Barreda lee el informe que explica que el domingo por la noche Gumercino va a la casa de Sarita, informado de que sus padres no estaban y ahí es el momento en que la viola. Y cuenta a demás que la niña lo confesó a sus padres a la mañana siguiente.
Mas tarde el juez lee el informe, pero esta vez el de los guardias que capturaron al supuesto agresor. El mismo explica como Gumercino no se resistió, pero decía que él no habia visto a Sarita hacía días.
Despues de haber leido ambos informes, Barreda pide que vayan entrando los declarantes. Primero, ingresan los dos guardias, que explicaron lo indicado en el informe. Después los padre de la joven, que parecian muy interesados en casar a su hija con el agresor de esta, porque pensaban que él era un buen marido para su hija.
Al salir los padres entró Sarita, que contó como había sido con todo esa noche, Barreda quedó sorprendido por el modo en que ella le explicaba lo sucedido, porque no parecía una joven por los movimientos insinuantes que realizaba. Por último, hicieron pasar a Gumercino Tello que dijo que él no había visto a loa niña ese dia. Barreda lo persuadió para ver si confesaba la verdad. Fue entonces cuando Gumercino tomó el cortapapeles, diciendo que sería capaz de cortar su miembro para mostrar que él no había hecho nada malo.
En este capítulo hay; Personificación "...La pulcritud ética se transparentaba en una apostura que le merecía al instante el respeto de la gente..."
Capítulo siete: Todo entre entre la tía Julia y Mario seguia normal, pero debían verse a escondidas para que la familia no los descriera ya que se opondrían a todo. Mario descubre que está más que enamorado de su tía.
Un día por casualidad, Javier vio todo lo sucedido y fue cuando decidieron que debían contarle. Al llegar a su trabajo Genaro le dijo a Mario que había otro inconveniente con Pedro, ya que había llegado una carta de protesta del embajador argentino, y aunque Mario intentó que Pedro cambiara de idea, no logró nada.
Unos dias después, iban caminando Mario y la tía Julia juntos cuando de pronto se encontraron a Pedro, que los invitó a subir a su casa a comer. Cuando ya estaba adentro, hablaron sobre los radiotetros y Pedro les contó que para hacer los personajes era necesario vestirse igual a como se los imaginaba.
En este capítulo hay: Antítesis "... Los amores con la tía Julia continuaban viento en popa, pero las cosas se iban complicando..."
Capítulo ocho: Este es otro de los radioteatros de Pedro Camacho:
Don Federico Tellez Unzategui era el director de una empresa de exterminación de roedores. Federico iba en su coche a su casa, mientras pensaba en su infanca y lo que le ocurrió a su hermanita. Una noche en que sus padres se fueron, ella dormía en su cuna cuando una plaga de roedores se la comieron viva. Federico sentía una gran culpa por no haber hecho nada. Desde ese instante juro que iba a eliminar a todas las ratas que pudiera, eso le hizo volverse un chico solitario que solo vivía para matar ratas.
Desde chiquito formó la empresa de antiroedores que fue agrandando a medida que pasaban los años. Él creía que no debía estar con mujeres ya que ocuparían su tiempo de mala manera, hasta que encontró a Zoila con la que tuvo cuatro hijos.
En el viaje de regreso a su casa vio una revista donde aparecían sus dos hijas semi desnudas, lo cual lo enfureció ya que era alguien demasiado estricto en sus decisiones respecto de su familia. Cuando llegó a su casa muy enojado le pidió a su mujer que le diera explicaciones sobre eso, hasta que decidieron llamar a sus hijas. Ellas furiosas por el enojo de su padre que no las dejaba vivir a su modo, comenzaron a golpearlo. Su madre y sus hermanos siguieron golpeandolo también y Federico quedó encerrado en su casa siendo golpeado por su familia.
En este capítulo hay: Antítesis "...Inspiraba temor y sus señas particulares podrían haber hecho de él un Don Juan..."
Capítulo nueve: Mario seguía escribiendo historias, para poder llegar a ser un gran escritor, cosa que era un sueño suyo. Fue a la casa de sus tíos a ver a Julia pero ella no se encontraba ya que habia salido con un médico, cosa que a Mario le desagradó y desató sus celos.
Cuando volvió a su trabajo, de inmediato llamó la tía Julia, cosa que hizo muy notorio sus celos. Después salió de compras con Pedro y aprovechó para contarle cosas de sus problemas amorosos a lo que Pedro no hizo mucho caso ya que solo pensaba en sus radioteatros.
Mario habló con la tía Julia, porque ella fue a verlo al trabajo, fue ahí cuando después de discutir un poco se reconciliaron. Javier, quien llegó un rato después y los invitó a tomar algo, de paso también les contó los problemas que tuvo con la prima de Mario. Esta ultima sabía de la relacion de Mario y Julia pero prometió no contar nada a su familia.
En este capítulo hay: Personificación "...Sentí que mi vocación resucitaba..."
Capítulo diez: Otro de los radioteatros de Pedro Camacho:
Lucho Abril Marroquín es un propagandista médico. Lucho volvía de hacer viajes, en lugares en los que él vendía los productos farmaceuticos, cuando sin quere atropelló a una nena. Al ver lo sucedidó bajo del auto y un guardia civil se les acercó pero todo terminó mal cuando fueron envestidos por un gran camión.
Lucho se recupero aunque la nena y el Guardia no lograron salvarse. Él comenzó a sentirse tan culpable que ya le aterrorizaban los vehiculos y para colmo su mujer perdió a la hija que esperaban, cosa que aumentó su culpa.
Su mujer creyó que era buena idea ir a vivir ella sola una temporada en Francia, mientras él iba a ver a la doctora Acemila para que lo curara. Lucho siguió las indicaciones de la doctora. Primero, tenía que simular de nuevo el accidente, pero con figuritas hasta que se sintiera tranquilo con la situación que le tocó vivir. La otra parte del tratamiento era que tenía que buscar problemas que hicieran los chicos y hacerselos pagar. Por último, Lucho fue un día a su consulta con la doctora y le dijo que gracias a su terapia casi arroja a una chica a las vias del tren para matarla, a lo que ella respondió que ya estaba curado del problema de los vehiculos, porque había ido a la consulta en taxi.
Después de un tiempo volvió a vivir con su mujer pero para ese momento el había desarrollado un infantilismo (odio a los niños) por causa del tratamiento que habia seguido. Por lo que decidió volver a hacer terapia con la dra. Acemila para que le cure su nuevo problema.
En este capítulo hay: Personificación "...Su sangre joven y su corazón enamorado..."
Capítulo once: Mario vuelve de estudiar con un compañero de la facultad, e invita a Pedro a tomar algo, pero Pedro les pide que en vez de eso caminaran un rato. Mario se da cuenta que Pedro cada vez hace cosas menos convecionales y más alocadas.
Más tarde fue a la casa de los abuelos de Javier donde tomaron la decisión de salir junto con Nancy y Julia. Cuando pasó todo en el teatro y la cena notaron la presencia de los familiares de Mario, lo que les hizo dudar si los habian visto o no.
Al otro día en su trabajo Genaro le pidió que hable con Pedro porque ultimamente estaba cambiando personajes de novelas y eso estaba siendo criticado por el publico.
Pedro y Mario fueron a tomar algo, donde se encontraron con unos argentinos que los golpearon porque Pedro trataba a todos los argentinos de sucios y asquerosos en sus radioteatros.
Tras su recuperación Mario le habló sobre lo pedido por Genaro pero al parecer fue en vano ya que Pedro no dio el brazo a torser.
Al no verse por unas semanas con la tía Julia, Mario aprovechó para reencontrarse con viejos amigos y descubrió cuan distinto estaba, y descubrió cuanto había madurado.
En este capítulo hay: Personificación "...el hechizo que ejercían sobre mi su personalidad, su físico, su retórica, era mayor..."
Capítulo doce: Otro radioteatro de Pedro Camacho:
La pensión Colonial, como bien dice su nombre era una pensión cuyos dueños son los Bergua, quienes vivían con su hija. Ella se llamaba Rosa y prometía mucho como buena pianista, por eso se mudaron a vivir a Lima, aunque todo resultó un fracaso y ella vivía atormentada por eso. Y aunque su padre se adaptó bien no imaginaban la tragedia que les ocurriría.
Un día en que Ezequiel Delfín llegó a la pension. Al comienzo lo trataban normal porque querían que fuera su yerno. Hasta que una noche Ezequiel regresó enfermo entonces Sebastián se ofreció a dormir en su habitación, sin siquiera imaginar que Ezequiel lo acuchillaría para luego violar a su mujer, de todas formas Sebastián no murió pero no volvió a ser el mismo.
Ezequiel resultó ser el joven propagandista médico, antes llamado Lucho. El jucio resultó positivo para la familia Bergua, ya que Ezequiel fuen encarcelado.
Después de unos años, Ezequiel se escapó y la familia Bergua sospechó que fue para vengarse de ellos.
En este capítulo hay: Personificación "...Manos sentimentales que graban flechas y corazones y rasgan nombres de mujeres, dedos aviesos que esculpen sexos y palabrotas..."
Capítulo trece: Mario continuaba con su trabajo y además tendría que hacer entrevistas. Un día la tía Julia fue a visitarlo y en eso Nancy le cuenta que la familia se había enterado de lo suyo y estaban en problemas.
Luego se encontró con los actores de los radioteatros quienes le plantearon que Pedro había estado confundiendo personajes con historias y que querían ayuda porque no querían que Pedro fuera despedido. Mario prometió ayudarlos.
Después de hablar con la tía Julia por teléfono, fue a hablar con Genaro para pedirle que le dé unas vacaciones a Pedro ya que las necesitaba a lo que le respondió que no. Mario creyó que era buena idea llevar a comer a Pedro y explicarle el problema, la respuesta de Pedro fue que a veces confundia historia con personajes.
Por la tarde Mario habló con Julia y ella le dijo que todo estaba mal, que los padres de él regresarían de EEUU por lo que él le propuso matrimonio.
En este capítulo hay: Personificacion "...En su primera corrida cortó varias orejas..."
Capítulo catorce: El padre Seferino Huanca Leyva, nació en una familia de ocho hermanos. Él subsistió hasta que Maite decidió mantenerlo siempre y cuando su madre aceptara que él fuera cura.
Las técnicas de Seferino para llamar la atención del pueblo no eran muy ortodoxas ya que habia planeado una lucha entre él y Jaime para que la gente fuera a misa y así simpatizar con ellos. También enseñaba a los chicos a robar y a las chicas a maquillarse, lo que hizo que reciba advertencias del arzobispado.
Vivió con Maite hasta los cincuenta años, y estuvo a punto de pecar con ella por lo que propuso que las parejas se abolieran y se crearan grupos, claro que esto fue un fracaso total.
Hasta que un día, llego al barrio un pastor evangelista llamado Sebastian Bergua con quien tuvo una lucha, la cual ganó Sebastián. Ultimamente siempre estaba malhumorado por el hecho de peder feligreses por la culpa del otro pastor hasta el punto de casi quemarlo vivo.
En este capítulo hay: Hipérbole "...El feto del estupro, con terquedad que hacía presagiar lo que sería su caracter se nego a desprenderse de la placenta materna..."
Capítulo quince: Mario le dijo a su prima Nancy que le había pedido casamiento a la tía Julia. Mas tarde también se lo cuenta a su amigo Javier.
Luego llama la tía Julia contándole que ya tenía los pasajes para ir a Bolivia, entonces él va a la universidad para conseguir su partida de nacimiento.
Vuelve a la radio y charla con Pascual y Pablo sobre los radioteatros y los cambios constantes de estos.
Unos días depués, Javier y Mario buscan alguien que pueda casarlos a él y la tía Julia porque el problema es que él es menor de edad.
Mario había arreglado a las tres del mediodía con la tía Julia, pero ella no llega hasta las once de la noche. Entonces ellos dos prometen darse amor eterno, así la tía Julia le ruega al embajador boliviano que la ayude con los papeles de su divorcio, para ella poder casarse con Mario. Tuvieron un problema porque nadie quería casarlos pero les dijeron que Pascual tenia un primo que vivía en un pueblo pequeño y los casaría sin problema alguno.
En este capítulo hay: Hipérbole "...Le vino un acceso de tos francamente ofensivo y se le llenaron los ojos de lágrimas..."
Capítulo dieciseis: Otro de los radioteatros de Pedro Camacho.
Joaquin Hinostroza era un arbrito que vivió toda su niñez con institutrices. Al ver que no avanzaba nunca, sus padres consultaron con el doctor Alberto de Quinteros y él les dijo que mandaran al chico a un colegio normal como todos los otros chicos.
Después de esto empezaron a notar cuanto le gustaba el fútbol, pero no el deporte si no le hecho de dirigir los partidos de sus amigos, gracias a esto conoció una chica de la cual se enamoró, Sarita Huanco.
En un principio ella solo lo quería como amigo entonces él comenzo a dedicarse a beber en bares, pero luego terminarian juntos.
Cuando sus padres murieron, el se dedicó a ser árbitro, incluso fue llamado para dirigir el partido entre Bolivia y Perú.
Todo iba bien en el partido hasta que un hombre intervino en el juego para defender a Joaquin, pero el teniente le disparó doce balazos que terminaron con su vida, A ver esto la gente decidió marcharse pero muchos murieron por un aplastamiente por las avalanchas de gente. Entonces Sarita intentó ir con su pareja pero al llegar recibió tres balazos del sargento Lituma, ella cayó muerta entonces Jaoquin decidió matarse. Todo esto provocó el suicidio también de Lituma
En este capítulo hay: Personificación "...Cuya sed de alcohol dejaría huellas y deudas en los bares de Lima..."
Capítulo diecisiete: Julia y Mario van decididos a casarse, claro acompañados por Pascual. Cuando llegaron al pueblo debieron ir a buscar al alcalde ya que no llegaba, pero este les dijo que no podría casarlos porque él era menor de edad.
Tuvieron que ir hasta otro pueblo, esperaron hasta la noche para hablar con él alcalde pero este también les dijo que no podría ser. En el viaje en taxi, el taxista les dijo que podrían ir has Grocio Prado y ahí si los casarían.
Viajaron hasta allí pero el alcalde no estaba, así que volvieron al hotel. Por la noche Pascual y Javier fueron a hacer las averiguaciones y por la mañana los llamaron avisándoles que estaba todo resuelto para que se casaran.
Al fin de todo ellos pudieron casarse, y al terminar la boda Pascual y Javier se volvieron a Lima.
En este capítulo hay: Antítesis "...Era una mañana de invierno, típica de cielo encapotado y garúa. Llegamos a las once y media de la mañana, con un sol espléndido y un calorcito delicioso..."
Capítulo diesiocho: Otro de los radioteatros de Pedro Camacho:
Crisanto Maravillas, nació con un peso menor al normal, eso hizo que toda su vida sufriera de pequeñez. Siempre fue un chico solitario pero su voz era potente entonces comenzó a esciribr canciones que luego le darían popularidad.
Él se había enamorado de Fátima, una chica adoptada por las monjas, siempre iba al convento a visitarla pero un día lo vieron haciendo cosas indevidas y le prohibieron la entrada.
Al no poder ver a Fátima, él cayó enfermo y comenzó a escribir canciones tristes. Pero aun así era adorado, cosa que quiso aprovechar. Les propuso a las monjas hacer un acto a beneficio de la gente de África, cosa que las monjas obviamente aceptaron.
El concierto iba de maravilla hasta que la tierra comenzó a temblar, todo se estaba derrumbando. Pero ella y Richard de Quinteros sobrevivieron hasta que el sueño se abrió y cayeron en un lugar donde las monjas guardaban los huesos de sus victimas.
En este capítulo hay: Personificación "...Hermoso objetos de papel de seda que cuando se elevaban gallardamente sobre los Barrios Altos, salian a espiar por las claraboyas..."
Capítulo diesinueve: Javier le cuenta a Mario que su padre se habia enojado muchísimo con respecto a la boda.
Mario y Julia van de vuelta la casa de Lucho, su tio y aunque todos se les opusieran, ellos los apoyaban en su decisión. Mario fue a visitar a sus abuelos donde vio a su madre enojada y llorando creyendo que él desperdiciaba su vida.
Por la tarde fue a su antiguo trabajo y le contaron que ahora Pedro estaba en un manicomio porque en sus radioteatros siempre introducia catastrofes y cosas malas entonces consultaron con el médico y les recomendó que lo lleven a internar para curarse.
Javier le mostró una carta amenazante que había dejado su padre y decidieron que era buena idea que Julia vaya un tiempo a vivir a Chile, al menos hasta que todo se calmara.
Después de buscar varios trabajos para mantenerse y de hablar con su padre, ahora persuadido, Julia volvio a Lima.A todo esto ellos habian estado separados ya mucho tiempo.
En este capitulo hay: Animización "...la neblina afantasmada..."
Capítulo veinte: El matrimonio de Mario y Julia duró ocho años. Él volvía a Lima cada verano y una día se cruzó con Pablo quien le conto que ahora estaba casado y era dueño de un gran restaurante. Mario consiguió su sueño también.
Pablo lo invitó a tomar algo y depués le dijo que podrían ir a buscar a Pascual. Cuando se encontraron, los tres fueron a comer como en los viejos tiempos y justo entra al lugar un hombre esquelético que al parecer vivía en la miseria, ese hombre era Pedro Camacho. Que según le contaron a Mario ahora estaba casado y ya casi no recordaba lo vivido antes de entrar al manicomio y parecía ser una sombra del hombre que alguna vez fue.
Después de la comida Mario volvió a lo de sus tíos Lucho y Olga, ahora sus suegros ya que él se había casado con su hija. Una chica unos cuantos años menor que él.
En este capítulo hay: Personificacion "...sobre todo un hervor de chismes..."

En esta novela de Vargas Llosa predominan por sobre todos los recursos de estilos, las personificaciones y en menor cantidad las animizaciones.

GabrielaSerrano

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 06/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.