Bestiario-Julio Cortazar- Cattaneo Florencia 2º CBU "C" IMAM

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bestiario-Julio Cortazar- Cattaneo Florencia 2º CBU "C" IMAM

Mensaje  Florencia Belen Cattaneo el Lun Sep 03, 2012 3:55 pm

“Bestiario” es el primer libro de ocho cuentos fantásticos que su autor, Julio Cortázar, publicó con su verdadero nombre. Escribe estas historias y como cada una de ellas esconde un significado que podemos descifrar de distintas maneras, a partir de lo fantástico y lo extraño.
Hay historias que se relacionan por la presencia de los “otros”, que son totalmente distintos a los protagonistas; como en “Ómnibus” y “Las puertas del cielo”.
Los cuentos “Casa tomada” y “Lejana” se relacionan porque ambos al finalizar abandonan algo.
“Carta a una señorita en París”, “Cefalea”, “Circe” y “Bestiario” se relacionan por la presencia de animales, estos aparecen en la vida de los protagonistas como algo normal y cotidiano.
Al momento de escribir, Julio Cortázar hace uso de diferentes estilos literarios, enriqueciendo el lenguaje.
“Carta a una señorita en París”: para el protagonista es habitual “vomitar conejos”. [Pág.19, 20, 25,26]. Leiv-Motiv: estas palabras se repiten constantemente en todo el relato.
Utiliza la metáfora: “la pelusa tibia que sube como una efervescencia de sal de frutas”. [Pág.19].El autor expresa que la pelusa del conejo al pasar por su garganta es una sal digestiva.
En el departamento de Andrée “(…) mover esa tacita altera el juego de relaciones de toda la casa, de cada objeto con otro, de cada momento de su alma con el alma entera de la casa y su habitante lejana”. [Pág.18]. Metáfora: el autor expresa que el departamento estaba tan prolijo y ordenado que tan solo con mover un objeto se desordenaba; usa su ingenio para controlar a los conejos y los esconde en el armario.
En “Cefalea” lo fantástico y extraño está presente por medio de las mancuspias. Tal como en “Carta a una señorita en París” aparecen los conejitos, siendo estos animales imaginarios los protagonistas del relato.
En ambos cuentos existe una división entre el adentro y el afuera. El adentro está representado por la casa, es un lugar más pacífico, en ella soplaba todo el día el “viento caliente”. [Pág.56]. Sinestesia, esto es por el sol que iluminaba la casa. Se entrecruzan las sensaciones visual y táctil.
El afuera representa el caos de las mancuspias; el trabajo intenso y agotador para criarlas, aunque con ellas se ganaba la vida: “cuidamos las mancuspias hasta bastante tarde, ahora con el calor del verano se llenan de caprichos y versatilidades, las más atrasadas reclaman alimentación especial (…)”. [Pág.69] El autor personifica a estos animales como si fuesen humanos pero las mancuspias no pueden tener caprichos ni hacer reclamos.
Las mancuspias al igual que los conejos se salen de control, algunas mueren, otras aúllan alrededor de la casa” “(…) donde algo viviente camina en círculos aullando contra las ventanas, contra los oídos, el aullar de las mancuspias muriéndose de hambre”. [Pág.90]. El narrador trata de expresar a través de la metáfora y la sinestesia que su mente es la casa y que estas mancuspias son los que lo atormentan y la causa de su “Cefalea” provocada, por los aullidos; (entrecruzamiento de sensaciones: visual y auditiva).
También es normal en “Bestiario” la presencia del tigre en la casa de los Funes.
“Llamó la campanilla en la pieza del teléfono”. [Pág.111]. Hipérbaton: el narrador escribe, provocando una alteración gramatical en el lenguaje.
Isabel fue invitada a pasar el verano con ellos, para que su primo Nino no estuviera solo y triste.
“Los niños jugaban de la mañana a la noche en el bosque de los sauces” [Pág.115]. El autor expresa estas ideas contrarias, el día y la noche, en el mismo verso a través de una antítesis.
Al igual que “Cefalea”, la familia Funes, Luis, Nene, Rema o el capataz, realizan un trabajo cotidiano, avisan en qué habitación está el tigre, y nadie entra a ella; de ese modo pueden seguir con su rutina.
“Circe” se relaciona con “Cefalea” y “Carta a una señorita en París”.
La protagonista tiene una relación muy extraña con los animales, los atrae y los domina: “un gato seguía a Delia, todos los animales se mostraban sometidos a Delia, no se sabía si era un cariño o dominación, le andaban cerca sin que ella los mirara” [Pag.75]. En esto el autor utiliza asíndeton que es la enumeración a través de comas.
A demás de presentir la muerte de animales como el pez, está la presencia de las cucarachas; las utiliza junto con el veneno para preparar bombones, se los da de comer a sus novios para envenenarlos y matarlos.
Estos cuatro cuentos tienen un final cerrado y trágico en el que participan los animales.
En “Carta a una señorita en París” el protagonista vomita conejos, “(…) ¿o era extrañeza?”.[Pág.20]. Utiliza una pregunta retórica, no halla respuesta.
El narrador no puede controlar a los conejos cuando son once y decide tirarlos por la ventana: “No ya con once, porque decir once es seguramente doce, Andrée, doce que será trece (…)”. [Pag.33]. Asíndeton: enumeración a través de las comas.
En “Bestiario” el tigre simboliza la crueldad de uno de los personajes, Nene. Este es familiar de una de las protagonistas, a la que codicia y ella desea que muera para liberarse.
Rema no le avisa a Nene que el tigre está en la biblioteca “(…) al primer alarido del Nene, todos corrían y ella estaba sobre los caracoles como si no oyera el nuevo grito ahogado del Nene (…)” [Pág.105]. Sinestesia: se entrecruzan las sensaciones visual y auditiva.
En “Circe” son las cucarachas las que se relacionan con el final trágico, a través de una metáfora: la luz de la luna iluminó la habitación en la que el novio de Delia pudo ver que el bombón tenía el veneno y a través de una sinestesia porque se entrecruzan las sensaciones visual y gustativa. La luna cayó de plana en la masa blanquecina de la cucaracha, el cuerpo desnudo de su revestimiento coriáceo y alrededor mezclado con menta y el mazapán, los trocitos de patas y alas (…)”. [Pág.115].
En “Cefalea” el desorden que provocan las mancuspias en el exterior es el mismo que sienten los protagonistas en su interior. El autor lo expresa a través de una metáfora “Algo viviente camina en círculos aullando contra las ventanas, contra los oídos, aullar de las mancuspias muriéndose de hambre”. [Pág.71]. La casa es la cabeza donde se produce la cefalea.
En los cuentos “Casa tomada” y “Lejana” los protagonistas abandonan algo, se encuentran lejos de interacciones sociales y viven en su propio mundo.
Los hermanos, Irene y el narrador, pensaban que por culpa de la casa no pudieron hacer su vida. “A veces llegamos a creer que era ella la que no nos dejó casarnos”. [Pág.9]
El autor utiliza esta personificación dándole a la casa vida y acción como si fuese un humano.
Tras la misteriosa toma de la propiedad, los hermanos abandonan la casa, no luchan por recuperarla, se resignan, cierran la puerta y se van “(…) salimos así a la calle. Antes de alejarnos tuve lástima, cerré bien la puerta de entrada y tiré la llave a la alcantarilla. [Pág.12].El autor expresa una antítesis, dos acciones contrarias, siente lástima de dejar la casa, sus pertenencias y sus recuerdos; pero se conformó a perder todo y la abandona.
En “Lejana” Alina Reyes presiente que es otra, que vive en Budapest y la maltratan, decide ir a buscar su doble, cuando la encuentra en el puente y se abrazan nota que Alina se convirtió en otra. Esto demuestra un problema de identidad como en “Carta a una señorita en París” y “Casa tomada”.
El autor emplea sinestesias, se entrecruzan sensaciones auditivas y visuales: “Ahora sí gritó. De frío porque la nieve le estaba entrando por los zapatos rotos, porque yéndose caminando de la plaza iba Alina Reyes, lindísima en su sastre gris (…)”. [Pág.49]
Al igual que “Casa tomada”, lo deja todo, pierde a sus hijos, a su familia, su casa, su identidad.
El elemento común que aparece en “Las puertas del cielo” y “Ómnibus”, es la presencia del “otro”, que es muy diferente a los protagonistas.
Clara y el muchacho que suben al colectivo son despreciados y discriminados por los pasajeros.
El autor expresa esto a través de una antítesis, todos estaban con flores y él no. “Y el pobre con las manos vacías pensó absurdamente”. [Pág.46]
También el narrador utiliza poliptoton y personificación: “mirándola y mirando al pasajero, sin bajar, mirándolos, entre los ramos que se agitaban como si hubiera viento (…)”.Poliptoton porque se repiten palabras en un mismo verso. Personificación porque le da a los ramos una acción humana, solos no pueden moverse.
La discriminación también sucede en “Las puertas del cielo”. Mauro y Celina, (muere) son de clase baja. Hardoy es de clase alta; llama a las personas que concurren a los bailes como monstruos, los ve en forma negativa y los descalifica.
Se utiliza el asíndeton para marcar las características que los disminuyen: “son brutos, sucios, tienen mal gusto para vestir, hablan chillando, los hombres son violentos”.
Handoy se veía a sí mismo como lo opuesto a esos monstruos, para esto el autor expresa una antítesis, dos ideas opuestas en el mismo verso: “me acordé de repente de Celina, más próxima a los monstruos, mucho más cerca de ellos, que Mauro y yo”. [Pág.131]

En conclusión el libro me pareció muy bueno, el contraste de lo real y lo irreal es maravilloso.
Nos muestra la realidad que no es simple, sino compleja.
Algunos de los cuentos me resultaron bastante difíciles, y para poder comprenderlos tuve que leerlos nuevamente.

Florencia Belen Cattaneo

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 24/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.