Lucía Napoli, Reseña del libro Ahora y Siempre, Ray Bradbury

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lucía Napoli, Reseña del libro Ahora y Siempre, Ray Bradbury

Mensaje  Lucia Napoli el Vie Ago 31, 2012 11:59 pm

Reseña del libro "Ahora y siempre" de Ray Bradbury
Alumna: Lucía Nápoli
Instituto María Ana Mogas 2ºC

Es una obra del escritor Ray Bradbury compuesta por dos novelas cortas. Una es “En algún lugar toca una banda” que trata sobre un periodista que debe llevar una noticia a un pueblo con secretos maravillosos e imposibles. La otra novela es “Leviatán 99” que trata sobre una nave que debe viajar para enfrentarse con el cometa más grande y terrible que haya existido.

En algún lugar toca una banda
Un periodista portador de una terrible noticia salta de un tren en marcha en un pueblo que esconde varios secretos. Él periodista se llamaba James Cardiff. La noche anterior había soñado que escribía una poesía que comenzaba diciendo “En algún lugar toca una banda”, este verso se repite todo el tiempo en la poesía por eso el recurso de estilo utilizado es el Leiv-Motiv (Pág. 18). Y termina con la frase “en junio y junio y más junio” (Pág 19), esto es un polisíndeton porque une varios sustantivos con la y. Al bajar del tren se encuentra con Elías Culpepper, un hombre que tenía muchos empleos como ser jefe de estación, expendedor de billetes y taxista. Él con su taxi, que era una carreta llevada por un caballo blanco llamado Claude, lleva a Cardiff al Gran Mirador Egipcio. Mientras iban en el taxi, Culpepper le mostraba a Cardiff el pueblo llamado Summerton. El taxista miró “los arboles que pasaban”, esto es un personificación porque le esta dando movimiento a algo que no lo tiene. Luego de estar hablando llegaron al Gran Mirador Egipcio, una casa privada en la cual había muchas personas sentadas en mecedoras blancas de mimbre. “Estás aquí, pero talvez no lo estés. Lo sé, pero no lo diré” (pág. 27), esto es una progresión. Todos lo saludaron a Cardiff y entraron a la casa cuando una mujer anuncio que ya estaba la comida. Cardiff iba a entrar cuando de repente escucho una música. Era la banda del pueblo que estaba ensayando. Luego entro a la casa y al bajar las escaleras se encontró con Nefertiti. Él se quedó sorprendido con su belleza sin saber que decir. “Sus ojos brillantes y eléctricos brillaron de alegría” (Sinestesia, pág. 34). Era “una mujer que es todas las mujeres, una belleza que es todas la bellezas” (pág. 38), esto es un heterostiquio porque se divide al medio por la misma cantidad de palabras en este caso siete. Se saludaron y entraron a comer. Había un comedor gigante lleno de platos con comida. Según Cardiff la “Sopa era suave como el terciopelo” (Metáfora, pág. 37). Culpepper le dijo a Cardiff que diera un paseo con su caballo y llevara los pedidos de la panadería. Ya habían repartido todo cuando llegaron a la escuela. A Cardiff le parecía extraño que estuviera todo cerrado y sucio. Luego, al volver al Gran Mirador Egipcio, Cardiff le pregunto a Culpepper dónde estaban los niños. El le dijo que todos se habían a una escuela en Tucson y que no iban a volver. A la noche, como no podía dormir, Cardiff salió a caminar hasta que llegó al cementerio. “La luna se oscureció y tomó fuerzas de si misma” (pág. 53), esto es personificación porque le esta dando vida a algo que no lo tiene en este caso la luna. Vio una lápida donde aparecía la fecha en la que esa persona había nacido pero no en la que murió. Se fijó en otra y también no estaba la fecha de su muerte. Al otro día, volvió al cementerio. Encontró una pala y empezó a cavar hasta que chocó con un ataúd. Lo abrió justo cuando llegó Culpepper, y ambos vieron que no había ningún muerto adentro. Los dos fueron a beber algo y Cardiff le dijo todas sus dudas a Culpepper como por qué no había farmacias, médicos ni funerarias. Por qué había “lápidas de muertos, pero no muertos” (pág. 61), esto es una antítesis porque son dos ideas contrarias y también es un heterostiquio porque se divide al medio por la misma cantidad de palabras. Culpepper le dijo que ellos se desgastaban despacio y por eso vivían más o menos 100 y 200 años. Cardiff al escuchar esto se quedó sorprendido y le preguntó que era lo que hacían si vivían tantos años. El le dijo: Escribir. Todos en ese pueblo eran escritores. Esa noche Cardiff escuchó que venía el tren y entonces fue a la estación. Vio que bajó un hombre y al verlo se dio cuenta que era su enemigo: James Edward McCoy. Estuvieron discutiendo por un largo rato mientras caminaban por Summerton hasta que McCoy adivinó la razón de porque Cardiff se encontraba allí. Porque debía llevar una mala noticia que era que iban a construir una autopista sobre el pueblo. Llegaron al cementerio y McCoy vio todas las lápidas que no tenían fecha de muerte. Como seguía discutiendo no vio el hueco que había cavado Cardiff, se tropezó y cayó dentro del ataúd. Cardiff no sabía que hacer y salió corriendo. Fue a la “Biblioteca Memorial Esperanza” donde estaba toda la gente del pueblo. Allí se encontró con Nef y estuvieron hablando mucho tiempo sobre libros que se consideraban perdidos. Luego fueron al Gran Mirador Egipcio e hicieron un picnic. Ahí Cardiff le dijo toda la verdad a la gente de Summerton, que el Departamento de Carreteras del Estado iba a construir una autopista sobre el pueblo. Ahora que Cardiff había dicho su secreto era el momento de que Nef diga el suyo. Dijo que todos los de ese pueblo venían de otros lugares del mundo y se reunieron en Arizona porque tenían el mismo don: podían vivir por muchos años y no envejecían. Mientras todos sus familiares y amigos eran ancianos, ellos parecían de 20 y 30 años. La razón de que hubiera niños en el pueblo era que no podían tener hijos. Ella le preguntó si él quería vivir por siempre en Summerton. Él estaba indeciso y confundido ya que le gustaba mucho ese pueblo y estaba enamorado de Nef pero al mismo tiempo no quería despedirse de su hogar en Chicago, su familia, amigos y su prometida. “Intento pensar y no sé que pensar” (pág. 106), esto es una repetición porque se repite dos veces la misma palabra. Se durmió y soñó que iba a su casa y veía a su prometida y sus amigos que se hacían viejos mientras él seguía igual. Al otro día, tomó el tren y volvió a Chicago. Se encuentra con su prometida y sus amigos “Tom y Pete y Will y Sam” (pág 118, es polisíndeton porque una varios sustantivos con la y)y se despidió de ellos diciéndoles que debía irse. Volvió a Summerton. Saltó del tren y vio un sobre blanco en el buzón de correos. Lo abrió y lo leyó, era una carta de Nef que decía que toda la gente del pueblo se había ido a California para que cuando llegaran los constructores de la autopista no vean que existió un lugar llamado Summerton. Al terminar de leerla, Cardiff rompió la carta en cuatro pedazos y comenzó a caminar. Llegó a un lugar donde vio un cartel que decía: “Gran Mirador Egipcio”, entró y gritó: Nef, estoy en casa.

Leviatán 99
Ismael Jones era la única persona que había nacido en el espacio. En el año 2099 debía cumplir una misión en el espacio. Fue hacia Cabo Kennedy. Allí le dijeron quien sería su compañero: Quell. Tres astronautas que se encontraban allí llamados Redleigh, Small y Downs le dijeron que Quell era una araña verde, “alto, enorme, inmenso” (pág. 137), esto es un asíndeton porque es una enumeración empleando comas. Todos bebieron y hablaron. Iban a ir juntos en la nave para buscar cometas. Termino de beber y fue a la habitación número nueve a conocer a su compañero. Hablaron por un largo rato. Quell le dijo a Ismael que seguro estaba pensando que tenía “demasiados ojos, demasiados oídos, demasiados dedos” (Pág. 139), esto es una repetición porque se repites varias veces la palabra demasiado. Ellos debían viajar en la Cetus 7, la nave interestelar más grande jamás construida. De repente, un viejo con traje de astronauta llamado Elías los saluda. Quell no parece muy contento de verlo. Elías les dijo: “... a bordo de esa nave, sumergidos en el espacio, llegará un momento en que veréis tierra, un mundo en el horizonte, donde no hay ninguna tierra; encontraréis tiempo donde no hay ningún tiempo. Cuando reyes antiguos devuelvan la carne a sus huesos y vuelvan a colocarse sus coronas, ¡entonces la nave, el capitán, todos serán destruidos! Todos menos uno.” Durante siete días estuvieron preparando la nave para el viaje. Se anunció el despegue por los intercomunicadores, cerraron las puertas, se prepararon y se lanzaron al espacio. Luego de varios días de viaje el capitán decidió salir de su camarote. “Dio tres pasos firmes y lentos y se detuvo” (pág. 156), esto es un asíndeton porque es una enumeración empleando comas. Era alto y su uniforme completamente blanco, en los ojos llevaba unos anteojos opacos de visión de radar. El capitán contó como fue que quedó ciego. Fue por culpa del Leviatán, el cometa más grande de la historia, le quemó los ojos hace treinta años. Según él era una cosa terrible escapada de la garganta de Dios y dentro de un mes iba a destruir la Tierra. “El tiburón caníbal de dulce boca ensangrentada”, “La enorme mascara blanca cegadora que corre las estrellas para asustar a los hombres” (pág. 169), estas son dos metáforas que se refieren al cometa Leviatán. La misión de la nave era impedir que ocurriera eso. Durante su viaje vieron una luna antigua, cubierta de pueblos y jardines pero no pudieron explorarla porque el capitán quería seguir buscando el cometa. Se encontraron con una nave espacial llamada Lightfall 1. El capitán no los quería dejar abordar la nave porque decía no había tiempo pero cuando le dijeron que habían visto al cometa les dio permiso de abordar. Cuando ya ingresaron en la Cetus 7 el capitán los recibio “con una luz brillante destellando en sus ojos”, esta es una metáfora que quiere decir que estaba ansioso por saber que le iban a contar del cometa. Hablaron por mucho tiempo pero luego los tripulantes de esa nave se fueron por que discutieron con el capitán. También se encontraron con la nave Raquel que buscaba un cohete-salvavidas. Más tarde, Ismael estaba escribiendo todo lo que había ocurrido. Prendió la radio y escuchó una música muy extraña. Apagó la radio y rápidamente apareció Quell diciéndole que la encienda de nuevo. El le dijo a Ismael que en su planeta era la canción de la muerte. Luego llamó a Downs y le dijo que le hiciera un traje espacial. Ese traje era su ataúd porque según él se le acercaba el momento de su muerte. De repente, empezó a sonar una alarma diciendo: ¡Alerta roja! ¡Todos a sus puestos! El Leviatán estaba cerca. Hubo una tormenta de polvo y explosiones. La nave temblaba. Luego, con más fuerza hasta que todo quedó en silencio. Nadie entendía que había pasado. El cometa había desaparecido. Cuando Quell apareció, explicó que había pasado. La tormenta los había lanzado dos mil años atrás. El capitán se puso furioso y empezó a hablarle a Dios pidiéndole que le devuelva su vista. De repente, el capitán comenzó a ver y aparecieron unas luces verdes y amarillas. Regresaron al año 2099. Según él, no era un regalo de Dios que le haya vuelto la vista y que estuvieran en el año correcto sino que eran sobornos del cometa para que se aparte y no luche contra él. Enojado se fue a su habitación. Downs había terminado el traje de Quell y se lo entregó. El capitán volvió y les dijo a todos que vallan a sus puestos. Fueron a las naves y se prepararon. Ismael se quedó en la nave principal con el capitán mientras todos iban a enfrentarse con el Leviatán. Él veía como las naves iban desapareciendo hasta que hubo una explosión. Sin saber donde estaba, vio el traje de su amigo Quell flotando en el aire pero él no estaba. Todos los tripulantes de la nave habían muerto. “Solo queda uno. Solo yo, Ismael” (pág. 217), esto es una anáfora porque se repite la misma palabra al principio de cada frase como había dicho Elías. Solo estaba Ismael. Por encima de él apareció la nave Raquel quien lo salvó.



Lucia Napoli

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 21/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.