BESTIARIO - CATOIRA AYELEN - IMAM - 2CBU C

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

BESTIARIO - CATOIRA AYELEN - IMAM - 2CBU C

Mensaje  ayelencatoira el Vie Ago 31, 2012 11:54 pm

Bestiario – Julio Cortázar
Bestiario es una antología la cual contiene ocho cuentos, “Casa Tomada” es el primer cuento de la antología que trata sobre dos hermanos que vivían solitarios en una casa, la cual era de ellos. La trama de este cuento es que tratan de quedarse en la casa para que no se desperdicie, ni la modifiquen, ni la vendan y mucho menos que caiga en manos equivocadas y pueda llegar a destruirse completamente. En el desenlace van ocupando distintas part4es de la casa personas desconocidas, por lo cual ellos iban quedándose en una pequeña parte de la casa, hasta que deciden abandonarla tirando las llaves a la alcantarilla, dejando todo atrás, ya que le habían dedicado toda su vida a ella, sin importarles cuanto tiempo de su vida le habían dedicado, quizás toda, sin luchar con esas personas que ocupaban la casa por su mayor fortuna asegurándose de que nada pasaría solo por tirar las llaves a la alcantarilla, pensando que nadie la robaría ni se enriquecería por tenerla. “Carta a una señorita en París” es el segundo cuento de la antología el cual trata sobre un personaje principal, el cual tenía un problema: vomitaba conejitos. El protagonista le escribe una carta a su amiga Andrée la cual se había ido a París y había dejado su departamento con su sirvienta Sara, quien durante el cuento pasa a ser también una protagonista ya que es la que convive en ese departamento con el protagonista. A Sara, le oculta de su gran problema de vomitar conejitos, además de que él, ya se había acostumbrado a criarlos, por decir de una forma, y plantaba tréboles en su balcón, por lo tanto los conejitos se alimentaban de eso. Luego, se los daba a una vecina que le encantaban. Al llegar al departamento de la calle Suipacha, de Andrée, vomita diez conejitos, los cuales metió en el armario que ahora era suyo y de los conejitos. Para ellos, el día era la noche y de noche salían a corretear por esa habitación en la cual él cuidaría de ellos. Al correr el tiempo, los conejos empiezan a crecer y destruir toda la habitación. Al estar tan grandes, le empiezan a ser molestia y con el echo de que terminarían con toda la casa. Al final, el protagonista el cual creía ser el Dios de esos conejitos, termina cometiendo un suicidio de él mismo y la muerte de todos los conejitos, tirándolos por el balcón primero a ellos y luego él atrás. “Lejana” es el tercer cuento de la antología el cual trata sobre el Diario de una chica llamada Alina Reyes, la cual es la protagonista de este cuento y en su diario ella tiene el don de sentir en otra parte del mundo que tiene un doble y la maltratan. Este doble, también se llamaba Alina Reyes la cual solía relatarla en sus versos. Causa una sensación de tristeza y dolor diariamente con el frio que le entraba entre sus zapatos rotos en el puente de nieve. Sentía como en el lugar donde esté la golpeaban y la maltrataban. La protagonista, sueña con casarse con el hombre del cual estaba enamorada y que la lleve al Budapest. Ella, temía que piensen que estaba loca, o quizás lo estaba. Ella misma se torturaba con dolor y sufrimiento por su doble, hasta llegar al famoso puente de nieve, gracias a que se casa y su marido la lleva al Budapest como tanto lo deseaba, y encontrarse con Alina Reyes la cual se abrazan y lloran juntas. La protagonista expresa en su diario reconociendo los sentimientos hacia la persona que creía que era su doble y termina siendo ella misma, que luego del abrazo y el llanto en el puente de nieve, se ve solo una persona prolija, bien vestida camino hacia la plaza, que era ella. “Ómnibus” es el cuarto cuento de la antología que trata sobre una muchacha la cual decide tomarse el ómnibus y sube a él normalmente. Durante la subida se da cuenta que algo extraño estaba pasando, en busca de conseguir un asiento observa que la miraban constantemente todos allí adentro. A ella le causaba una gran incomodidad y una gran intriga por saber por qué la observaban tan fijamente todos los pasajeros que estaban allí dentro. Era observada de esa manera ya que era la única allí a dentro que no tenía un ramo de flores como todos los demás ya que en el recorrido que hacía estaba la parada en el cementerio donde todos bajaban y llevaban las flores. Al transcurrir el viaje, también se sube un muchacho el cual tampoco llevaba ramo de flores, quien llamaba la atención ahora, y era observado por todos. Las miradas y el problema que ellos no se bajarían en la parada del cementerio, ya que el ómnibus lo cual terminaba en retiro, empieza a ponerse cada vez más duro ya que no solo los pasajeros que estaban allí adentros los miraba sino que también el conductor, que al ver que no bajaban en la parada del cementerio empieza a ponerse nervioso. Al no bajar, solo quedan ellos dos dentro del ómnibus y logran tener unos minutos de interacción. Ya que no habían bajado en la parada la cual el conductor quería que bajen, el clima allí adentro empieza a empeorar. Traman bajar juntos caminando de la mano, en lo cual compran un ramo de flores y siguen caminando por separado, cada uno siguió su camino como si no hubiera pasado nada. “Cefalea” es el quinto cuento de esta antología y trata sobre un pequeño grupo de jóvenes los cuales están alejados en una granja donde deben cuidar de unos animales llamados ‘Mancuspias’, los cuales transmiten muchas enfermedades. Ellos tenían la obligación de darles de comer y cuidarlas tratando de no contagiarse para no protagonizar ni tener esos síntomas. Llega un momento en el cual se dan cuenta que dos de ellos se habían escapado con el caballo que utilizaban para conseguir la comida para las mancuspias, y para ellos mismos. Luego de tantos días luchando para que todo salga bien, cada uno ejerciendo un tipo de tarea, se olvidan de cerrar las jaulas y las mancuspias se escapan, lo cual deja atrás el esfuerzo de tanto tiempo de cada uno de ellos, causándoles un malestar, transmitiéndole las enfermedades que contagiaban y causándole cefalea que era el síntoma normal, llevado por dolores de cabeza y escapándose mientras ponían en riesgo todo, ya que eran grandes animales y estaban sueltos, muriéndose de hambre. “Circe” es el sexto cuento de la antología y trata sobre una mujer rubia, fina llamada Delia, la cual tenía enamorado a Mario desde su niñez, que es uno de los protagonistas. Delia tenía un problema, estaba marcada, golpeada y lastimada por la muerte tan repentina de dos maridos suyos. Costaba volver a enamorarse luego de tanto dolor en poco tiempo y repetido. Ella, era una persona fría que no sentía amor por los animales y sabía tocar el piano y hacer bombones. Luego de conocer más profundamente a Mario empiezan a llevarse cada vez más, y este sentimiento era intenso. Los padres de Delia tenían miedo de que pase algo que no tuviera que pasar, que causaría dolor en Delia otra vez. Mario, empieza a enamorarla, y empieza a quedarse todas las noches en su casa probando de los bombones que ella le hacía y escuchaba como tocaba el piano, y así durante bastante tiempo, causando una tranquilidad a los padres de que se haya podido olvidar aunque sea un poco de ese dolor tan profundo. Además, empezaron a tomar confianza entre ellos. Hasta que un día, como todos los otros, termina de estar con Mario, en cuanto se asoma a la ventana de su casa y le dice a que ella siempre miraba por allí como se iba su pareja fallecida, y ahí rompió a llorar desesperadamente, demostrando que por más que uno intente superar las cosas, lo que más duele, o lo que no, nunca se olvida. “Las Puertas del Cielo” es el séptimo cuento de esta antología el cual trata sobre dos amigos y la mujer de Mauro llamada Celina, quien le encantaba ir a los bailes ya que tenía una forma de ser muy atractiva. Celina, muere y él se queda solo. El amigo de Mauro era abogado, por eso le decían El Doctor, fue quien trata de reanimarlo y sacarlo de ese sufrimiento. Mauro, al acostumbrarse a ir con su mujer a los bailes deja de ir ya que no tenía su esencial compañía que era su mujer. El Doctor para animarlo piensa en llevarlo a un baile donde las mujeres que iban eran parecidas en la actitud de Celina. Al llevarlo, Mauro empieza a observar las mujeres de allí adentro, se había emborrachado. Mientras observaba todo el lugar choca su mirada con una mujer la cual estaba de espaldas y era igual a Celina, en su forma de vestir y actitud. Mauro, le comenta al Doctor el parecido entre ellas dos, entonces va a buscarla, mientras que el doctor no lo frenaría ya que sabía que solo perdía su tiempo yendo y viniendo sin encontrar las puertas del cielo. “Bestiario” es el octavo y último cuento de la antología y trata sobre una niña la cual se llamaba Isabel, la cual iba a veranear a la casa de los Funes, donde estaba su tía Rema, El Nene, Luis, Don Roberto y Nine. Los niños durante éstas vacaciones inspeccionaban hormigas y todo tipo de insectos todos los días, donde veían sus evoluciones y anotaban todos los pasos a seguir para llegar a lo que estaban haciendo y también todo lo que sucedía con cada uno de esos insectos día a día. En la casa no podían estar en todas partes de la casa porque había un tigre. Don Roberto, era quien se encargaba de avisarles a los niños todos los días y durante determinado tiempo en qué parte de la casa estaba el tigre y donde podían estar ellos, ya que el tigre se movía para todos lados. Al final, en un descuido de Don Roberto y El Nene, repentinamente el tigre ataca al Nene, matándolo.
“Las Puertas del Cielo”, “Carta a una señorita en París”, “Ómnibus” y “Lejana” se relacionan por tener en común un final cerrado, por ejemplo “Ómnibus” tiene un final cerrado ya que al bajarse del ómnibus, se resuelve el nudo de este cuento, demostrando que cada uno sigue su vida como siempre: “..Pero cuando siguieron andando (él no la volvió a tomarla del brazo) cada uno llevaba su ramo, cada uno iba con el suyo y estaba contento.” Página: 54. En “Carta a una señorita en París” también se presenta un final cerrado ya que al crecer los conejitos y empezar a destruir la casa, el Dios de ellos (como él decía) los tira por el balcón, primero a los conejitos y luego se tira él: “...No creo que les sea difícil juntar once conejitos salpicados sobre los adoquines, tal vez ni se fijen en ellos, atareados con el otro cuerpo que conviene llevarse pronto, antes de que pasen los primeros colegiales.” Página 28. “Las Puertas del Cielo” también tiene un final cerrado ya que Celina muere y por más que él intente buscar a una persona parecida, la quería a ella, y nunca la iba a encontrar, solo perdía su tiempo: “(…) mirándolo ir y venir sabiendo que perdía su tiempo, que volvería agobiado y sediento sin haber encontrado las puertas del cielo entre ese humor y esa gente.” Página 109. “Lejana” también tiene un final cerrado ya que ella termina demostrando y dándose cuenta que esa chica que ella creía que era su doble termina siendo ella: “(…) la nieve le estaba entrando por los zapatos rotos, porque yéndose camino de la plaza iba Alina Reyes lindísima en su sastre gris, el pelo un poco suelto contra el viento, sin dar vuelta la cara y yéndose.” Página 40.
“Cefalea”, “Bestiario” y “Casa Tomada” podemos relacionarlos por tener en común un final abierto, permitiéndonos imaginarnos y crear nosotros mismos un final para cada uno de estos cuentos. “Cefalea” te cuenta que se escuchaba el llanto de las mancuspias muertas de hambre y que ellos no podían hacer nada por los síntomas causados por ellas mismas, pero luego de eso, podemos imaginar distintos finales, o que el cuento siga: “(…) donde algo viviente camina en círculo aullando contra las ventanas, contra los oídos, el aullar de las mancuspias muriéndose de hambre.” Página 71. “Bestiario“ también presenta un final abierto ya que El Nene muere atacado por el tigre pero la vida de los demás sigue, solamente con una diferencia: la ausencia del Nene: “(…) le hacía alzar la cabeza para mirarla , para estarla mirando una eternidad, calmándola con un suave apretar de dedos y un murmullo contra su oído, un balbucear como de gratitud, de innominable aquiescencia”. Página 130. “Casa Tomada” presenta un final abierto ya que lo único que hacen es tirar las llaves a la alcantarilla, pero nos permite creer que eso no era seguro y que podría pasar cualquier cosa con esa casa, por más que piensen que no entrarían por estar tomada, si lo podían hacer: “Antes de alejarnos tuve lástima, cerré bien la puerta de entrada y tiré la llave a la alcantarilla. No fuese que a algún pobre diablo se le ocurriera robar y se metiera en la casa, a esa hora y con la casa tomada” Página 16.
“Cefalea”, “Carta a una señorita en París”, “Lejana” y “Casa Tomada” también podemos relacionarlos por la aparición de “Leiv Motiv” en los cuatro cuentos, por ejemplo en “Casa Tomada” se nombra todo el tiempo la casa, ya que es a quién se refiere el cuento todo el tiempo: “Nos gustaba la casa (…)” Página 9. “(…) la distribución de la casa.” Página 11. “(…) que la casa era muy grande...” Página 11. “(…) lo que habíamos perdido al otro lado de la casa…” Página 13.
“Lejana” presenta este recurso de estilo porque nombra todo el tiempo a Alina Reyes, su doble: “(…) Alina Reyes, es la reina y…” Página 30. “..Pero sí Alina Reyes y por eso…” Página 30. “..Alina Reyes de Aráoz...” Página 38. “…Alina estuvo junto a ella repitiendo...” Página 39. “Cefalea” también presenta este recurso de estilo porque nombra todo el tiempo a las mancuspias y se refiere a ellas todo el tiempo: “Cuidamos las mancuspias hasta bastante tarde…” Página 55. “(…) noche de desatención sería funesta para las mancuspias...” Página 56. “(…) porque el rondar de las mancuspias...” Página 57. “Las mancuspias nos entretienen mucho…” Página 58. “Carta a una señorita en París” también presenta este recurso de estilo ya que nombra todo el tiempo a los conejitos, que son el personaje principal del cuento: “(…) a causa de los conejitos…” Página 18. “(…) sentí que iba a vomitar un conejito...” Página 19. “(…) de cuando en cuando vomita un conejito...” Página 19. “(…) pero blanco y enteramente un conejito…” Página 19.
“Casa Tomada”, Ómnibus”, “Carta a una señorita en París”, “Cefalea”, “Circe”, y “Las Puertas del Cielo” podemos relacionarlos por la aparición de una metáfora dentro de cada uno de ellos, por ejemplo en “Casa Tomada” presenta una metáfora ya que te demuestra el rendimiento de dos personas hacia una casa, la cual le habían dedicado toda su vida, sin luchar por ella, dejándola ir como si nunca les hubiera importado, dejando un mensaje de que siempre luches por algo que aprecias mucho y más aún si le dedicaste tu vida entera. “Ómnibus” también presenta este recurso de estilo ya que te demuestra que nadie desconocido te puede mandar, y en este caso menos si vos sacas un boleto para tal lado. Nunca te dejes dominar por personas desconocidas que solo pretenden que hagas lo que ellos quieren. “Carta a una señorita en París” también presenta este recurso de estilo ya que él se termina suicidando sin contar lo que le pasaba, que capaz si lo contaba no hubiera pasado eso, porque ni siquiera dejo que lo ayude su amiga Andrée. “Cefalea” también presenta este recurso de estilo ya que intenta expresar que siempre estés atento, porque a ellos por un descuido se les escaparon las mancuspias y terminaron todos contagiados y causando que tengan hambre. “Circe” también presenta este recurso de estilo ya que por más que una persona conozca a otra, o se enamore nunca se va a olvidar de su pasado, mucho menos cuando un echo puede marcar un final y un principio de otra etapa de tu vida. “Las Puertas del Cielo” también presenta este recurso de estilo ya que el protagonista nunca iba a encontrar a su mujer, no encontraría a nadie igual a ella ya que había fallecido. “Las Puertas del Cielo”, “Casa Tomada”, “Carta a una señorita en París”, “Lejana”, “Ómnibus”, “Cefalea”, “Circe” y “Bestiario” podemos relacionarlos por tener en común un recurso de estilo los ocho. Por ejemplo en “Las Puertas del Cielo” se presenta este recurso de estilo ya que enumera en el cuento: “ (…) después lo importante, lociones, rimmel, el polvo en la cara de todas ellas, una costra blancuzca y detrás las placas…” Página 103. “Casa Tomada” también presenta este recurso de estilo ya que también presenta varias enumeraciones: “ (…) donde había un baño, la cocina, nuestros dormitorios y el living central…” Página 11. “Carta a una señorita en París” también presenta este recurso de estilo: “…Un mes distancia tanto; un mes es tamaño, largos pelos, saltos, ojos salvajes, diferencia absoluta…” Página 21. “Lejana” también presenta este recurso de estilo: “…Los difíciles, salta Lenín el atlas, amigo, no gima, los más difíciles y hermosos, átale, demoníaco Caín, o me delata…” Página 30. “Ómnibus” también presenta este recurso de estilo ya que también presenta enumeración durante el cuento: “… <<Marca, marca boletero, un boleto azul o rosa; canta, canta alguna cosa, mientras cuentas el dinero>>…” Página 42. “Cefalea” también presenta este recurso de estilo: “(…) tiende a mostrarse voluble, llorona, exigente, irritable…” Página 61. “Circe” también presenta este recurso de estilo: “…Nunca le decía nada de los postres o bombones, a Mario le extrañaba pero lo atribuía a delicadeza, a miedo de aburrirlo…” Página 78. “Bestiario” también presenta este recurso de estilo: “… se tiró en la noticia, en la enorme ola verde, lo de Funes, lo de Funes, claro que la mandaban…” Página 111. “Casa Tomada” , “Cefalea” y “Las Puertas del Cielo” podemos relacionarlos por tener en común la presencia de una personificación en cada uno de ellos, por ejemplo, en “Casa Tomada” se le da vida a la casa, como la mayor imp0ortancia y creándola un objeto importante, el cual importaba más que la vida de los personajes. “Ómnibus” presenta también una personificación ya que le da vida a unos animales que en realidad no existen, dándoles vida, completándolo con una serie de acciones que solo las hacen las cosas que tienen vida. “Las Puertas del Cielo” también presenta una personificación: “(…) el alivio pesaba más que la lastima…” Página 109. “Las Puertas del Cielo” y “Bestiario” podemos relacionarlos por la presencia de antítesis en cada uno de ellos, por ejemplo en “Las Puertas del Cielo” también se presenta este recurso de estilo y en “Bestiario” la antítesis tambien esta presente: “…Los niños jugaban de la mañana a la noche en el bosque de los sauces..” Página 115.
Mi opinión personal es que esta antología es muy entretenida, ya que por ejemplo en algunos hay seres fantásticos lo cual hace que el cuento se vuelva cada vez más interesante, son entretenidos, fáciles de entender, y razonables, ya que si no razonas muchas cosas no te cerrarían del cuento.

ayelencatoira

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 31/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.