Reseña "Remedio para melancólicos" de Ray Bradbury, Abril Santinón 2do "C" CBU, IMAM

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Reseña "Remedio para melancólicos" de Ray Bradbury, Abril Santinón 2do "C" CBU, IMAM

Mensaje  Abril Santinon el Vie Ago 31, 2012 7:34 pm

Remedio para melancólicos es un libro que contiene veintidos cuentos, los diez que elegí fueron:

En una estación de buen tiempo:
George Smith, un gran amante del arte, y Alice eran una pareja que había decidido tomarse unas vacaciones juntos a Biarritz.
El mismo día que llegaron fueron a la playa, se metieron al mar, y salieron para tostarse en la arena. George se había enterado por un rumor que Picasso estaba por esa ciudad, el estaba muy ansioso.
Mientras estaban en la playa George ve a un hombre caminando a lo lejos, este empieza a dibujar con un palito de helado en la arena. Cuando termina, George se acerca a contemplar por un gran rato la gran obra de arena que había creado, hasta que anocheció y el pintor decidió irse.
Anonadado por haber conocido a su pintor preferido, llegó a su casa y su mujer le pregunto si algo interesante había sucedido en su paseo, el respondió que no y nunca compartió con su mujer lo que le había ocurrido.
En el cuento se utiliza las metáforas como por ejemplo “que el mar apagara el sol” (pág. 13), “los ojos de George Smith fuero dos llamas pequeñas” (pág. 14), “el sol estaba hundiéndose en el mar” (pág. 14).
También hay antítesis, “todo periodo azul a la caída de la tarde, todo periodo rosa a la hora del alba” (pág. 10).
Asíndeton, “danos el mar, la arena, aquel cielo” (pág. 11)
Polisíndeton, “dibujo una segunda y una tercera figura y luego una cuarta y una quita y una sexta” (pág. 12).

El dragón:
Dos hombres se encontraban solos y de noche en el desierto. Estaban siendo perseguidos por un dragón, ellos buscaban un lugar para refugiarse ya que este animal los mataría si los encontraba. De repente el dragón apareció en lo alto de un cerro y los comenzó a seguirlos, con sus ojos brillantes y luminosos.
Uno de los hombres le trata de pegar en los ojos, pero este voló por el aire y el dragón lo atropello. Al segundo hombre lo lanzó contra una pared de una roca.
De repente se escuchan voces de otros dos hombres que se encontraban en un tren, estos se preguntan qué es lo que habían atropellado, pero los hombres ni se movieron y siguieron su camino.
Al final, el dragón estaba representado por el tren, según el punto de vista de un hombre actual y otro de siglos pasados.
En el cuento hay metáforas “la noche soplaba”, “la noche temblaba”, “la oscuridad les latía calladamente en las venas” (pág. 16) “alguien apaga el sol” (pág. 17)” era un viento que fundía paisajes, modelaba los huesos como cera blanda” (pág. 18)
Pregunta retorica, “cuantos caballeros pregunto yo habrá perseguido a este monstruo” (pág. 17).

Sueño de fiebre:
Charles era un niño muy enfermo, llevaba tres días en cama, cuando de repente su mano empezó a cambiar. Esa tarde llamaron al doctor para que lo revisara. Charles le dijo que su mano ya no era la de antes, que se la cambie, pero el doctor le respondió que solamente había sido un sueño de fiebre, luego le dio unas pastillas para decirle al chico que su mano cambiaria.
Después de un tiempo fue cambiando su otra mano, era como si no las sintiera. Su madre llamo al médico para ver que estaba pasando.
A la noche le cambiaron sus piernas, el doctor no vio ningún cambio, solo fiebre.

El médico le dio una pastilla para cada extremidad, y le dijo que tenía una escarlatina leve. Charles pensaba que tal vez los microbios se juntarían y se reproducirían en su cuerpo adueñándose de él, pero el doctor creyó que eso era imposible.
A la mañana siguiente, Charles despertó con todo su cuerpo tomado por el virus, no podía dominarse a sí mismo.
Al otro día el doctor regreso a la casa del chico y desde lejos lo vio parado en la ventana, como si fuera un niño sano, hablo un tiempo con él y luego se fue.
Charles abrazo y beso con mucha fuerza a sus padres. Luego fue a la jaula del canario y lo acaricio solo una vez, mientras esperaba los resultados.
El cuerpo de Charles había sido tomado por un virus muy grave que era perjudicial para otras personas que se le acercaran.
Los recursos de estilo que se utilizaron fueron polisíndeton “quiero jugar con ellos y pelear con ellos y escupirles y tironearle las trenzas a las chicas y estrecharle la mano a la maestra y frotarme las manos en todos los abrigos del guardarropa y quiero crecer y viajar y casarme y tener muchos hijos y ver libros” (pág. 70), asíndeton “todo llamas, todo terror, todo pánico, todo muerte” (pág. 69).

La componedora de matrimonios:
Antonio y María eran un matrimonio sin hijos. Ella quería deshacerse de su vieja e incómoda cama, pero él no quería, ya que la vieja cama era una herencia familiar en la cual se habían engendrado muchos familiares.
Al paso de unos días María seguía insistiendo en comprar una cama nueva, entonces Antonio decide ir a buscar una.
El mismo día, Ella recibe la noticia de que estaba embarazada. Al llegar a la casa, le anuncio a Antonio que iban a ser padres.
A la noche Antonio le da la noticia de que había comprado la cama nueva, pero María decide quedarse con la vieja cama donde nacieron antiguos familiares. El mueble termino mostrando sus virtudes.
En el cuento hay metáforas “la cama aulló como las furias” (pág. 74) “las cobijas apartadas invitaban a dormir” (pág. 74), preguntas retoricas “será buena de noche con mi espalda” (pág. 74) “lo llevare escrito en la cara” (pág. 75).

La sonrisa:
Tom era un niño que se encontraba en una fila para escupir a un cuadro antiguo, en esos tiempos era muy común. La gente tenía ese ritual debido al odio pasado, las bombas, las ciudades destruidas, los caminos rotos, los trigales radiactivos, todo lo malo que había hecho la sociedad.
Al llegar su turno de escupir, Tom se dio cuenta de lo hermoso que era el cuadro, la mujer le sonreía y el la miraba con el corazón palpitante. El retrato era el de la Mona Lisa.
La gente se desespero al ver que Tom no escupía y se abalanzaron sobre la pintura rompiéndola en trozos, el niño se largo a correr llevando con él un trozo de tela.
Al llegar a su casa, su madre lo mando a dormir. Al no podes conciliar el sueño abrió su mano y en ella estaba la hermosa Sonrisa, la observo por un rato, y luego cerró los ojos, y la sonrisa seguía allí hasta que amaneció.
Los recursos de estilo que se usan son polisíndeton “El niño saltaba sobre un pie, y otro pie y se soplaba las manos agrietadas y rojas y observaba las ropas sucias de los hombres y la larga fila de hombres y mujeres” (pág. 127), personificación “la risa corrió por la fila” (Pág. 128) “el rectángulo de luz se movía en el silo y trepaba lentamente por el cuerpo de Tom” (pág. 132) “el mundo calló y la luna navegó subiendo, y descendiendo por el cielo frio a la luz de la mañana” (pág. 132).

Todo el verano en un día:
Margot era una niña que provenía de la Tierra y estaba viviendo en Venus, en donde el sol salía solamente una vez cada cuatro años.
Los demás niños la envidiaban por saber como se sentía estar bajo el cálido sol.
El día en el que este iba a salir, decidieron meter a Margot en un armario, asi ella no podría ver al astro rey.
Los chicos salieron a divertirse debajo del sol, hasta que comenzó a llover. Luego de un rato, se acordaron que la niña seguía en el armario y fueron a sacarla, abrieron la puerta y dejaron salir a Margot.
Hay recursos de estilo como personificaciones “la lluvia había tejido de extremo a extremo” (pág. 148), polisíndeton “tenían todos nueve años y lluvia y lluvia y lluvia” (pág. 148), metáforas “una moneda tan grande que con ella uno podía comprarse el mundo” (pág. 149) “turbulento mundo líquido” (pág. 149) “odiaban aquel pálido rostro de nieve” (pág. 150). Sinestesia “la puerta se abrió y el olor del mundo silenciosos entro en la escuela” (pág. 152).

El regalo:
Era una familia que estaba yendo al campo de cohetes en el que se irían a Marte. Al llegar allí, se encuentran con que la aduana no les permitió llevar el regalo de Navidad ya que excedía los límites de peso.
La familia subió al cohete muy triste, ya que no les permitieron entrar con el regalo.
Ya adentro de la nave el niño dijo que quería mirar por el ojo de buey para ver donde estaban y hacia donde iban pero su papa dijo que esperara.
El padre decidió ir a sorprender a su hijo ya que en unos minutos seria Navidad, así que lo llevo a una cabina la cual la tuvo que abrir con una clave secreta. El joven hizo entrar al niño y a su esposa.
En aquella cabina se encontraba un gigante ojo de vidrio. Mientras estaban asombrados por lo que estaban viendo, se prendieron las luces y algunas personas de la tripulación que estaban ahí dentro se pusieron a cantar villancicos y a festejar la Navidad como regalo del niño ya que no los habían dejado subir el árbol.
En el cuento hay sinestesia “pálida y silenciosa” (pág. 155), metáfora “el rostro del niño se incendió” (pág. 156)

Tiempo de partir:
Willie, un hombre anciano casado con Mildred, decide armar las valijas irse de su casa porque cree que ya llego su hora de muerte, el creía eso según unos artículos que había leído en la revista National Geographic acerca del Osario de Elefantes.
Mildred no quería que Willie se fuera, pero el ya había tomado una decisión y no podía cambiar. La anciana tuvo que aceptarlo y esperar a que él se vaya.
Al pasar un tiempo Mildred estaba muy preocupada, y comenzó a escuchar unos ruidos afuera de la casa, era Willie que había regresado a la casa y traía leña para la chimenea.
La anciana tenia la comida lista, los dos se sentaron junto al fuego y comenzaron a bendecir.
En esta historia hay metáforas “el hombre necesita soledad cuando la sabia empieza a enfriársele” (pág. 142) “aquí estoy como una piedra blanca que se hunde en la marea del olvido” (pág. 144), y asíndeton “a la mesa, revolviendo, vertiendo, levantando, llevando, ordenando” (pág. 146).

La costa en el crepúsculo:
Dos amigos, Tom y Chico, estaban en una casa en la playa discutiendo porque uno de ellos había decidido irse, cuando de repente ven a un niño a lo lejos pidiendo ayuda. Les dijo que había una mujer rara ahogada en la roca del norte.
Al ir a ayudar se encuentran con que esa mujer era una sirena que se había escapado del mar y quedo varada en la costa.
Los dos amigos estaban atónitos. Chico quería llevar a la sirena en el camión para venderla a alguna parte, sabía que le pagarían mucho por ella. Le dijo a Tom que la cuidara mientras él iba por hielo.
Mientras Chico tardaba en traer el hielo, la marea se fue llevando el cuerpo de la sirena arrastrándolo hacia el mar.
En el cuento hay personificaciones “la casa derramaba música por las ventanas” (pág. 172) “la voz del niño murió arrastrándose” (pág. 171), polisíndeton “lenguados y esturiones y ballenas y orcas y leones de mar” (pág. 175), metáforas “el rostro de la mujer era una escultura de arena blanca” (pág. 176) “la boca era una pálida rosa marina” (pág. 172), preguntas retoricas “Dios mío que siento” (pág. 178)
Chico estaba muy molesto porque Tom había dejado escapar a la mujer, pero luego recapacita y sabe que lo que hizo estuvo mal y decide cambiar su actitud.
Al final Tom decide quedarse en la casa y seguir viviendo con Chico en la playa.

Remedio para melancólicos:
Camillia era una muchacha que estaba muy enferma pero no sabían como curarla, solo tomaba remedios, pero no servían de mucho.
Como no podían descifrar la enfermedad decidieron sacarla a la calle, para averiguar si alguien tenía la cura.
Mucha gente se acerco a dar opiniones, pero la mayoría fueron inservibles. Hasta que apareció un barrendero y le sugirió que saquen a la chica a la luz de la luna creciente, así se curaría.
Todo salió bien. Al estar bajo la luz de la luna, apareció un trovador y apoyo los labios en la palma de la mano de la niña, y le diagnostico el mal de Camillia Wilkes. Ella se curó y reconoció al barrendero que era la misma persona que el trovador.
Al final Camillia fue curada de esa horrible enfermedad gracias a un remedio para melancolía.
En el cuento se encuentran metáforas “la cabellera un rio de oro sobre la almohada”, “los ojos le brincaban” (pág. 21) “sonrisa de marfil” (pág. 26), personificación, “la ciudad dormía” (pág. 28) y pregunta retorica, “que será de mi” (pág. 21).

Abril Santinon

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 22/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.