Giuliana Lago 4°rh, Ensayo de Caperucita Roja en Manhattan

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Giuliana Lago 4°rh, Ensayo de Caperucita Roja en Manhattan

Mensaje  Giuliana Belen Lago el Jue Jun 14, 2012 9:36 pm

Todo cambia, nada cambia

La expresión popular “se envejece tal como se ha vivido” es la más clara demostración de que no es esperable que aparezcan cambios en la personalidad exclusivamente asociados con el hecho de envejecer.
Las mujeres, particularmente, soñamos de niñas con aquello que queremos ser de grandes. Es común que imaginemos aquella vida que queremos tener y que identifiquemos claramente lo que no queremos para nosotras.
Al final de la vida, al desandar el camino, no seremos distintas, no seremos otras; seremos simplemente esas mujeres que fuimos.
¿Cómo deberíamos, entonces, imaginarnos a Sara Allen en un relato sobre los últimos años de su vida?
Quizás una actriz retirada, quizás con un guardarropas lleno de vestidos elegantes y tocando algunas notas en un piano negro.
Seguramente una mujer soñadora, que ama la libertad por sobre todas las cosas, despojada de todo lo que no la haga feliz. Muy parecida a su abuela, muy diferente a su madre.
Tal como aparece en el relato:“lo que ella quería de mayor era ser actriz y pasarse todo el día tomando ostras con champán y comprándose abrigos con el cuello de armiño, como uno que llevaba de joven su abuela Rebeca en una foto que estaba al principio del álbum familiar y que a Sara le parecía la única fascinante”(pág.39)
“Inventaba oraciones de su cosecha y las escribía en un teclado raro. Eran como telegramas mandados a la representante de la libertad para liberarla del cautiverio de no ser libre”(pág.62)
Las mujeres mayores, por lo general, mantienen la misma orientación y estructura de la personalidad que en otras etapas transitadas, aún cuando su vida esté teñida de soledades, de desmemoria, de nostalgia. Muchos de los otros se van, mucho de lo otro desaparece.
Lo que queda es la esencia, eso que nos hace ser quiénes somos y no otras.
Ninguna mujer puede convertirse en aquello que no fue nunca, tendemos naturalmente a perfeccionarnos, a ser quienes fuimos, a ser aquello que soñamos ser.
La personalidad, en su conjunto, parece no alterarse con la vejez. Se trata de una etapa de asentamiento de la vida en lo que se refiere a los conocimientos y creencias asumidas.
Gloria Star, la abuela Rebeca, transita su vejez, en total consonancia con la descripción que se hace acerca de su personalidad en etapas anteriores de su vida.
“Era una mujer extraordinaria tu abuela” comentó Mister Woolf, “- sigue siendo extraordinaria- afirmó Sara.(pág.193)


GIULIANA BELÉN LAGO
4° RH

Giuliana Belen Lago

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 14/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Macarena Careaga critica

Mensaje  maquicareaga el Jue Jun 14, 2012 10:59 pm

Hay varios puntos en los que estoy de acuerdo y en otros en los que no. Como por ejemplo, no considero que una mujer en su futuro sea lo que siempre soñó, aveces mas allá de los sueños que tenga de pequeña y los proyectos de vida que se haga, por ciertas cosas no se pueden realizar. Lo que si estoy de acuerdo es que una persona no pierde su escencia, mas alla de que pueda o no cumplir su sueño, va a tener toda la vida el mismo espiritu aunque puede ir modificando opiniones.
Particularmente hubiera desarrollado mas el crecimiento con respecto a Sara y sus características como persona, ya que cuenta sus sueños y su preferencia hacia la abuela pero en ningun momento habla sobre lo que es la libertad para Sara en sus primeros años de vida

maquicareaga

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 13/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.